Galería de fotos: lluvia de ideas innovadoras en la Expo del CET 1

Por Eva Murati Liberati

El colegio técnico más tradicional de Roca celebró sus 80 años con una muestra que también sirvió como despedida para los alumnos de construcción.

En el marco de los 80 años de existencia y de los 10 años desde que se realizó una toma de 22 días en el establecimiento, el CET N°1 celebró a lo grande. Se desarrolló una Expo, rodeados de colores, pasillos transitados y cientos de proyectos, creados por alumnas y alumnos de primero a sexto año.

Durante la mañana y toda la tarde, estudiantes de la escuela técnica expusieron proyectos realizados en el transcurso del año. Alumnas y alumnos de todos los años tuvieron lugar para dar a conocer y explicar el trabajo elaborado, la variedad de ideas fue lo que predominó entre las diferentes aulas.

Pasadas las 8 de la mañana comenzaron las actividades en el CET, donde además de los trabajos estudiantiles se presentó un grupo de tango, dictaron una clase de zumba y se realizó una charla sobre el “Desafío Eco YPF”.

Por la tarde las actividades fueron en el mismo sentido, aunque además hubieron dos actividades destacadas. En primer lugar se mostró el auto ecológico que funciona a través de baterías de moto unidas, conectadas y selladas, y se utiliza un motor eléctrico de un caballo de potencia, explicaron a este medio.

Tomás Ochonga, uno de los ocho creadores del automotor, expresó que a pesar de los problemas que han surgido en este último tiempo tienen todo preparado para el “Desafío Eco YPF”, una competencia única con autos eléctricos de emisión cero diseñados por estudiantes de escuelas técnicas de la Argentina.

La carrera se desarrollará este sábado y domingo en el autódromo de Buenos Aires. “Yo mientras completemos las cuatro carreras, soy feliz. Me da lo mismo si ganamos o perdemos”, aseguró.

Mientras podamos completar las cuatro carreras soy feliz. No son relevantes los resultados finales de la competencia. Tomás Ochonga, estudiante CET N°1

Al final de la jornada, se inauguró la escultura que, entre 75 estudiantes y 14 docentes, construyeron con la ayuda de Sonia Almada la coordinadora de la Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Educación.

Este año ha sido de muchas emociones para esta comunidad educativa, por un lado el estudiantado que cursa la orientación en Construcción será trasladado a partir del 2019 al nuevo establecimiento en Quinta 25, al CET N° 33 que sería el establecimiento más grande de la provincia. Por otro lado, celebran 80 años de vida del CET N° 1, la primera escuela técnica en Roca.

Además, la escuela carga con una historia de lucha, se cumplen diez años de la última toma del edificio que duró 22 días y que derivó en la Ley (4347).

En ese momento padres, madres, docentes y estudiantes apoyaron la medida y lograron obtener la Ley Provincial que, por un lado, reconocía los títulos técnicos en Río Negro y, por el otro, el costo de los insumos escolares se contemplaban en el presupuesto provincial.

También se logró el financiamiento de todos los talleres de las 33 escuelas técnicas de la provincia, según detalló el docente Rodolfo Santillán.

Se pudieron apreciar proyectos ecológicos como el auto y una bicicleta, también trabajos de diseños y computación, un trabajo de riego automático y programas de computación creados exclusivamente por estudiantes.

Fuerza, pasión y lucha en una escultura

El arte comunitario une diferentes grupos para poder construir. La obra articuló estudiantes de tercer a sexto año que querían ser parte del proyecto. El concepto que se trabajó fue sobre los 80 años de la escuela, el primer establecimiento técnico de la provincia.

“Los chicos decidieron hacer una llama de fuego que representa toda la fuerza, la pasión y la lucha que tiene esta escuela, por sobrevivir, por resistir”, explicó Sonia Almada.

La escultura gira en el sentido de la aguja del reloj, marca los 80 años de la escuela. Por dentro se dejó el material original oxidado en la parte interior, “porque representa la edad de la escuela”. El monumento se realizó con material reciclado, específicamente con un chapón recuperado.

Los y las estudiantes decidieron sumarle un escudo también y, en esa búsqueda, encontraron uno que habían realizado alumnos egresados hace 30 años que hoy forma parte de la escultura.

Además, la obra tiene dos placas, por un lado una que detalla quiénes participaron de su creación y, por otro lado, una que recuerda los diez años de la toma del edificio.

Comentarios