Buscó a su dueño en la Terminal y no lo encontró; ahora el perro Firulais ya tiene un hogar

Después de tanto andar sin rumbo en busca de sus dueños, Firulais, el perro que deambuló durante varios días por la ciudad, encontró una familia que lo adoptó y a partir de ahora tendrá un nuevo hogar.

El simpático animal que se hizo conocido en los últimos días por buscar a su dueños en la Terminal de Roca. Hasta un chofer lo subió a un colectivo para llevarlo hasta Villa Regina y terminó regresando a Roca sin lograr su objetivo.

Hoy cuenta con una familia que lo cobijará, asumiendo una tenencia responsable.

También lee: Fin del misterio: ¿a quiénes buscaba el perro que estaba en la Terminal?

A través de la asociación Sin Pirotecnia/Sin maltrato animal se logró llegar a un final feliz para Firulais, así es el nombre que eligieron sus nuevos dueños.

Gabriela Salazar, quien está al frente de la entidad que trabaja en la búsqueda de un destino responsable y en el rescate de los animales que son maltratados, contó detalles de cómo fue el encuentro de Firulais con sus nuevos dueños.

Te puede interesar: Ayudanos a encontrar a su dueño

Lo adoptaron las personas que lo tenían en custodia. El perro se llama Firulais, quieren sacarle todo su pasado triste. Por ahora vive durmiendo, toma mucha agua y cuando ve el portón se quiere escapar, pero es lógico porque estuvo mucho tiempo en la calle. Ya le compraron la cadena, la correa y lo van a llevar al veterinario. Además la chica donde está ahora es rescatista y siempre ofreció su casa para transitar perros de la calle por un tiempo hasta su adopción”.

Más información: Conocé el perro que viajó en colectivo hasta Regina buscando a su dueño entre los pasajeros

También explicó como será el seguimiento que lleva adelante la asociación. «Es una adopción responsable y nosotros desde la asociación vamos a hacer el seguimiento. Se trata de un trabajo de asistencia social, vamos a verlo para conocer como está el perro en su nuevo hogar y las condiciones en las que se encuentra. Así también hemos rescatado muchos perros que dejan atados o los tiran en la calle. A esos perros directamente se los sacamos si vemos que están en esas condiciones», aseguró Salazar.

Hasta hace unas semanas, este animal estaba en la escuela de J.J. Gómez -donde recibió el nombre de Firulais- pero al parecer y tras el receso, nadie quiso continuar con su cuidado. Y es por eso que ahora ya tiene nuevos dueños.

Final feliz para Firulais que tras varios días de búsqueda por distintos lugares de la ciudad, encontró el resguardo y la contención que tanto necesitaba para ser feliz. Su rostro ya lo refleja.

Comentarios