Fin de la tregua: no hay paro de colectivos pero el sistema otra vez está en crisis

Roca tiene otra vez su sistema de transporte público pendiendo de un hilo.

Apenas 40 días después de haber acordado una tregua con sus empleados, la empresa 18 de Mayo volvió a quedar con sus cuentas en rojo y desde hoy habrá negociaciones contrarreloj para evitar un nuevo paro de los colectivos urbanos.

Los 100 trabajadores de la firma llegaron al quinto día hábil del mes sin haber cobrado los salarios del mes de diciembre y lejos de todas sus expectativas, los directivos de la firma concesionaria admitieron en una reunión formal que no tenían los fondos para cumplir con esas obligaciones.

En ese encuentro, realizado el jueves pasado en la delegación local de la Secretaría de Trabajo de la provincia, los dueños de 18 de Mayo plantearon una vez más la necesidad de un esquema de subsidios para mantener a flote su actividad.

Y para evitar cualquier crítica sobre la situación particular de la empresa, detallaron todas las ciudades del país que en este mismo momento atraviesan conflictos similares. En ese lote se encuentran Mar del Plata, Mendoza y Resistencia, entre otras.

Los dueños de la empresa roquense mencionaron en el encuentro que hasta ese momento no habían percibido los subsidios que estaban llegando hasta fines de 2019, por lo tanto la situación se tornaba más complicada.

Ante ese argumento, desde el municipio salieron al cruce y aclararon que la cuota del subsidio extraordinario aprobado en diciembre había sido pagado el 3 de enero, deslindando las responsabilidades sobre esta nueva crisis.

Fuentes de la empresa confirmaron que eso fue así, pero también plantearon que el gobierno local no estaba ofreciendo un horizonte seguro para la actividad, porque en el reciente llamado a licitación del servicio para los próximos 10 años se descartó cualquier tipo de aporte económico municipal y eso desalienta cualquier posibilidad de inversión.
Con ese panorama, los empleados de 18 de Mayo realizaron sucesivas asambleas desde el viernes.

El sábado hubo contactos con el gobierno local y finalmente se convocó a todas las partes para una nueva reunión hoy temprano en el municipio.

De esa manera, el paro que se preveía para este lunes quedó en espera y el servicio será normal durante el primer día hábil de la semana.

Según trascendió, la suma que necesita 18 de Mayo para cancelar los salarios es de 3 millones de pesos. Los voceros consultados dijeron que ese monto es mucho más difícil de alcanzar en esta época sólo con la recaudación, porque la cantidad de pasajeros se reduce en un 35% por las vacaciones de verano.