Evalúan presentar amparo por derrame cloacal de un supermercado

Una escuela se encuentra afectada por los fluídos. El problema surgió por la falta de capacidad cloacal de un supermercado.

Hace más de un mes que una escuela ubicada en pleno centro de Roca se encuentra afectada por una laguna de líquidos cloacales.

Según afirman las autoridades de la institución el problema devendría de un desborde cloacal de un supermercado y de un patio de comidas. La falta de respuestas y los fuertes olores que han incrementado con los días de calor alertó a toda la comunidad educativa que se encuentra definiendo si inicia acciones legales.

“En noviembre del año pasado comenzó a fluir ese liquido que se nota que es cloacal por el olor fuerte. Inmediatamente hablamos con el Municipio y Aguas Rionegrinas y nos respondieron que el problema surgió por la falta de capacidad cloacal del supermercado y del patio de comida que está ubicado en calle Tucumán, que además tenía una filtración. En ese momento nos dieron una solución momentánea, que hizo que hoy volvamos que tener el mismo inconveniente”, explicó Alicia Gadea, rectora del Instituto Adventista.

El establecimiento educativo, ubicado en la intersección de calle 9 de Julio y Santa Cruz a pocos metros de la calle Tucumán, mantiene desde octubre una laguna de fluidos cloacales que cubre todo el frente. Pese a los reiterados reclamos solo han logrado que un camión de la empresa estatal ARSA se acerque periódicamente a limpiar el derrame que con el transcurso de las horas vuelve al mismo estado.

Más información | Colapso cloacal en Roca: ya son 15 los by pass en toda la ciudad

“Necesitamos que se resuelve el problema de fondo, ya no nos alcanza con que nos den una solución temporal. Los padres de nuestros estudiantes están realmente preocupados porque el olor y la contaminación que eso genera es tremendo. Por ello estamos evaluando la posibilidad de presentar un recurso de amparo, pero estamos esperando la autorización de la propietaria de la escuela. Entendemos que luego de tanto reclamo el amparo es lo último que nos queda por hacer”, agregó la rectora del instituto.

El gran temor de todos los que conforman la comunidad educativa es que esa contaminación pueda afectar la salud de estudiantes, docentes y todos los padres que a diario entran y salen de edificio.

Si bien el ciclo lectivo ya está a punto de finalizar, la preocupación tiene que ver también con el aumento de la temperatura y los efecto que eso genera sobre los fluidos. A raíz de toda esta situación el colegio decidió tomar mayores medidas de cuidado e higiene.

“También nos acercamos hablar con los responsables del supermercado para encarar una resolución en forma conjunta pero decidieron no asumir el compromiso y además nos respondieron que ellos no son los que tienen el problema. El derrame cloacal está, pero nadie se hace cargo”, finalizó Gadea.

Comentarios