Estafa al Ipross: extienden la investigación a farmacéuticos

En medio de un laberinto de tecnicismos planteados por la defensa de algunos de los imputados, la justicia accedió a un pedido de los fiscales y les otorgó otros dos meses de plazo para continuar con la investigación que involucra a los propietarios de varias farmacias de Roca, en una maniobra que habría terminado con un perjuicio cercano a los 70 millones contra la obra social Ipross.

De esta manera, y luego de varios planteos, la causa parece encaminarse a la audiencia de formulación de cargos contra Fabio Caffaratti, Rodolfo Mastandrea, Marianela Guidi, la exauditora del Colegio de Farmacéuticos, Sandra Fasano. Cecilia Balladini, Raúl Mascaró y Marcela Gil, quienes están sospechados de cometer un fraude a través del cobro de medicamentos para la diabetes y epilepsia que nunca llegaron a los afiliados.

En las últimas audiencias se habían analizado varios puntos planteados por la defensa, que finalmente fueron desestimados ayer por la tarde por la Jueza de Garantías, Natalia González.

Es que desde el Ministerio Público Fiscal habían pedido ampliar el período de investigación teniendo en cuenta que todavía existía mucho material por recolectar, informes por solicitar y requerimientos que todavía no habían sido respondidos como consecuencia de la misma complejidad que conlleva este proceso.

Los fiscales Gastón Britos Rubiolo y Teresa Giufrida fueron los encargados de sostener el pedido y de paso respondieron a la crítica que había recibido de la defensora de la mayoría de los imputados, la abogada Patricia Espeche, quien había criticado la investigación que llevaron adelante.

“Es una causa compleja y por eso requiere una prórroga. Estamos ante una investigación de un período extenso de seis años”, dijo el fiscal quien destacó que se van conociendo nuevas metodologías de la estafa, lo que requiere más tiempo de investigación.

Para el abogado Juan Luis Vincenty (defensor de Balladini) los plazos de investigación (6 meses) establecidos en un principio estaban totalmente vencidos por lo que la causa estaba literalmente “caída” y los imputados deberían ser absueltos.

En esa misma línea se manifestó Espeche quien volvió a cuestionar y a denostar la tarea que los fiscales vienen realizando en torno al caso. Incluso, en algún momento se preguntó si el Tribunal de Cuentas y la Legislatura de la provincia de Río Negro no hicieron cuestionamientos a los presupuestos de los últimos años (vinculados al Ipross) por qué se pretendía responsabilizar de una maniobra a los propietarios de las farmacias.

Jueza encerrada

Cerca de las 17:45, la jueza Natalia González pidió un cuarto intermedio para decidir en torno a la ampliación del plazo de investigación solicitado por los fiscales y convocó a retomar la audiencia media hora después.

Sin embargo, pasaron los minutos y la jueza no regresaba a la sala. Finalmente volvió 15 minutos más tarde de lo previsto. “Disculpen me quedé encerrada en el ascensor”, dijo la magistrada para justificar su ausencia.

Comentarios