ESRN 9: un taller sobre bullying ayudó a los adolescentes a reflexionar

Alumnos avanzados de Psicología Social tuvieron seis encuentros con alumnos de la ESRN N°9. Con juegos, dibujos y charlas analizaron sus conductas y ya se ven algunos cambios.

Las situaciones que se generan entre adolescentes en un colegio secundarios suelen ser muy complejas. La discriminación, el maltrato, la descalificación, la violencia física o en el lenguaje, entre otras, son las más frecuentes. Estas se pueden dar en el aula incluso con el profesor presente.

“Últimamente se ha desdibujado el rol del adulto docente y el estudiante y existen agresiones inclusive entre ellos”, manifiesta una profesora del ESRN N°9, ubicado en Gelonch y Av. Roca.

“Pasa que los chicos reciben menos valores que antes. Nosotros estamos tratando de retomar esos valores”, agrega el vice director Oscar Guarnaccia.

Los docentes y directivos del colegio coinciden en que si bien hay problemas en todos los años, los de primero y segundo suelen ser los más conflictivos.

“No todos los cursos son homogéneos. Hay algunos más ordenados donde no hay tantos problemas y otros muy difíciles de contener”, manifiestan en una charla con “La Comuna”.

En este contexto es que se puso en práctica un taller denominado de “Integración, comunicación y bullying”.

La propuesta fue de los alumnos de tercer año de la carrera de Técnico Superior de Psicología Social de la Fundación Huiliche.

Pedro Entraigas y Francisco Vaccaro fueron los encargados de llevar adelante estos talleres donde los alumnos de los primeros años pudieron reflexionar acerca de sus actitudes frente a sus compañeros y ante el docente.

“Esto surgió luego de una reunión con los padres sobre la violencia y la falta de respeto que existía en el aula. Fue así que empezamos a realizar actividades lúdicas y trabajar con las emociones de los chicos”, cuenta Entraigas.

Entre esos juegos se pudo detectar quienes son los que se aíslan del resto, el por qué lo hacen, ver el sentido de pertenencia, la utilización de emojis para ver los estados de ánimos y el rol del adulto en esta situaciones.

Los seis encuentros pautados ayudaron a que cada uno de los jóvenes pudiera verse en el grupo y cómo le gustaría ser tratado.

“Verse reflejados ayudo a mejorar el trato entre ellos”, aseguraron los talleristas, mientras que las docentes destacaron que el taller hizo muy bien a los alumnos y que estos deberían repetirse.

“Los chicos suelen comportarse en el colegio como lo hacen en su barrio y trasladan esa forma de relacionarse al aula. También hay que tener en cuenta que muchos tienen problemas familiares, otros viven situaciones sociales complicadas y algunos hasta no comen lo suficiente. También tenemos de los que se pelean por redes sociales, incluso con alumnos de otros colegios”, manifestaron las docentes.

Por su parte la directora, Viviana García Blanco, indicó que ante situaciones violentas, de peleas dentro o fuera de la escuela, los docentes está atados porque no saben cómo actuar.

“Si uno llama a la policía, ellos tampoco se meten porque dicen que nosotros tenemos que resolver esos problemas, pero con qué? Si ellos no pueden, nosotros menos”, aseveró.

Consultadas sobre qué ayuda da el Estado para estos casos, informaron que existen tutores que dedican una hora a la semana para escuchar situaciones de 30 alumnos. “Es casi imposible dado la alta demanda de los chicos”, dijo la tutora Ivana Méndez.

Belén Ferrada es Referente de Espacio de la Vida Estudiantil (REVE) y su misión es coordinar las acciones de los alumnos como los delegados de los cursos y del Centro de Estudiantes. “La ida es que ellos puedan autogestionarse, generar autonomía y crear proyectos que le sean de sus interés. El problema es que no logran canalizar esos proyectos y el único horario que tengo para ayudarlos es de dos horas por semana para todo el colegio, que son alrededor de 400 alumnos”, dijo.

Hasta el momento se ve una intención del Estado en mejorar las relaciones de los alumnos en las escuelas, pero con las intenciones es evidente que no alcanza, como tampoco alcanza el aporte invaluable de otras organizaciones o estudiantes de instancias superiores ante una problemática socioeconómica que lastima y que se intenta sanar con una curita.

En la escuela se reflejan problemas de abusos, falta de comida, violencia familiar y la falta de valores” Oscar Guarnaccia, vice director ESRN N°9

Hicimos juegos y dibujos donde ellos se vieron reflejados. Eso ayudo a mejorar el trato entre ellos y los docentes” Pedro Entraigas, estudiante de Psicologia Social

¿Qué es el bullying?

Según el diccionario, el bullying es el maltrato físico y/o psicológico deliberado y continuado que recibe una persona por parte de otro u otros, que se comportan con él cruelmente con el objetivo de someterlo o asustarlo, con vistas a obtener algún resultado favorable para los acosadores o simplemente a satisfacer la necesidad de agredir.

El bullying implica una repetición continuada de burlas o las agresiones y puede provocar la exclusión social de la víctima.

Entre las características se enumeran: conductas de diversa naturaleza (burlas, amenazas, agresiones físicas, aislamiento sistemático, etc.); tiende a originar problemas que se repiten y prolongan durante cierto tiempo; suele estar provocado por un alumno, apoyado por un grupo, contra una víctima que se encuentra indefensa.

Comentarios