Escuelas sin obras ni chicos

Diego Rodríguez
diegorodriguez@rionegro.com.ar

Debido a las demoras en los trabajos edilicios en diferentes establecimientos educativos 500 niños no iniciarían las clases, siempre y cuando se destrabe el conflicto docente. Las instituciones con problemas son la Escuela 317 y los jardines 102 y 112.

Si bien es muy probable que en Río Negro las clases no comiencen debido al conflicto docente, en Roca hay tres instituciones que el lunes no podrían abrir sus puertas para recibir a sus alumnos o lo harían en condiciones muy precarias.
Cerca de medio millar de chicos se verían muy afectados por las demoras en las obras que deberían haberse realizado o finalizado durante las vacaciones de verano. Los establecimientos más perjudicados son: la Escuela 317, del barrio 250 Viviendas; el Jardín 112, de Barrio Nuevo; y el Jardín 102, de Colonia Fátima.
El establecimiento más complicado en la actualidad es la Escuela 317, ya que los avances en las obras son prácticamente nulos. Casi sin novedades en la parte edilicia, el colegio no está en condiciones de recibir a los chicos ya que todavía falta terminar más de la mitad de lo prometido.
“Desde mi posición la escuela no está en condiciones de recibir a los alumnos. Independientemente de la medida de fuerza que pueda llegar a implementar la Unter, el inmueble no está en condiciones”, enfatizó Carlos Tolosa, director de la 317.
Los más de 300 chicos que están inscriptos en la 317 no podrán asistir a clases hasta que la escuela no esté en condiciones.
“La obra apenas está avanzada en un 40%, por lo pronto estimamos que la que viene no lo van a terminar porque hay que terminar de colocar hierros y el yeso en buena parte de la infraestructura”, agregó Tolosa.
Según el pliego de la licitación para las obras de la institución ubicada en el barrio de las 250 Viviendas, las obras deberían haberse iniciado el 5 de diciembre pasado pero en la realidad comenzaron doce días más tarde.
Como si eso fuera poco, desde el colegio informaron que durante enero la construcción estuvo parada por un par de semanas lo que derivó en la situación actual.
De cara al futuro, Tolosa aseguró que tendrán que evaluar día a día los avances de las obras para tener precisiones sobre cuando podrán comenzar las clases.
Otro de los establecimientos educativos donde peligra el inicio de las clases es el Jardín 112. Aunque en este caso la situación es un poco más compleja.
Hace más de un año que la institución se quedó sin edificio, ya que lo demolieron para poder construir otro mejor en el plazo de cuatro meses. El problema es que a poco de iniciados los trabajos se pararon y nunca más se retomaron.
“Realmente no estamos trabajando como se debería. Todo el jardín está divido en dos instituciones. Una mitad funciona en la Escuela Especial 1 y la otra en la Escuela 289. Esto condiciona a las familias y a nuestro trabajo”, indicó Silvana Gómez, directora de la institución.
Así trabajaron a lo largo de 2017 y se espera que también lo hagan hasta, por lo menos, las vacaciones de invierno próximas.
“Íbamos a tener la nueva escuela, pero desde hace meses que no hubo más movimiento y de hecho ayer los vecinos que ayudan a cuidar el lugar nos avisaron que entra gente ajena porque la obra esta abandonada”, explayó.
Pero las condiciones de trabajo no son las únicas complicaciones que tienen en el 112, ya que al haber sido ubicados en otros establecimientos precisan que los mismos estén acondicionados para recibir a niños de 4 y 5 años.
“Las clases iniciarán en tanto el Consejo de Educación cumpla con terminar los arreglos para acondicionar las escuelas donde estamos. Por ejemplo, hay enchufes con cables a la vista a alturas muy peligrosas y los baños tampoco están listos”, agregó Gómez.
Hasta ayer no se habían registrado los arreglos por lo que también peligra el inicio de clases para los 160 chicos anotados.
La restante institución que también tiene grandes problemas edilicios es el Jardín 102 de Colonia Fátima.
Hacinados en una casa de porteros, los casi 70 pequeños continúan a la espera de que terminen la construcción del nuevo edificio.
“Lo que nos mata fue la ilusión que nos hicimos cuando empezaron a construir atrás. Ya llevamos seis años como jardín independiente y no tenemos un edificio. El cartel dice que en 5 meses iba a estar construido pero desde hace cuatro meses que no pasa nada”, aseguró Cecilia Noguer, directora del jardín.
A pesar de ésta situación, Noguer aseguró que las clases van a arrancar igual, salvó que se mantenga el conflicto docente.
“Desde educación nos dijeron que no saben nada, la intendenta no dijo que el gobernador tampoco sabía de la situación. Mientras tanto no podemos aumentar la matricula y seguimos recibiendo a los chicos en una casita”, agregó la directora.
Cerca de medio millar de pibes podrían no comenzar las clases o si lo hacen lo harán en situaciones muy precarias. Otra vez, el inicio de clases parece haber tomado por sorpresa a muchos que se acordaron tarde de hacer las refacciones.

Datos:

500 alumnos son los afectados a las instituciones con más inconvenientes.

25 días son los que ya llevan de atraso las obras de refacción de la Escuela 317.

4 meses de demora que tienen las obras de construcciones de los jardines 112 y 102.

“Nos hicimos mucha ilusión cuando empezaron a construir. Desde noviembre que no vemos avances”, Cecilia Noguer
Directora Jardín 102.

“No estamos trabajando como deberíamos. Tuvimos que dividir a los chicos en dos escuelas diferentes”, Silvana Gómez, Directora Jardín 112.

A días del inicio, faltan cinco para el peso

Quince días atrás, “La Comuna” publicó un informe en el que se detallaba que el 50% de las Escuelas de Roca tenían problemas de mantenimiento.
A pocas horas para el inicio de clases, siempre y cuando UNTER no decida realizar paro, la gran mayoría de esos establecimientos siguen sin poder arreglar aquellos problemas “menores”.
Una de las instituciones más afectadas es el CEM 43, donde todavía no se realizaron las reformas en el techo porque todavía no salió la licitación.
Mientras tanto, docentes y alumnos deberán convivir con un cielorraso caído debido a la gran cantidad de excremento de palomas y roedores.
Hay muchas escuelas con arreglos menores que todavía no se realizaron. A pesar de eso, las clases van a iniciar porque no son problemas significativos.

Comentarios