Escuchar a los niños, el mensaje de “Frato” en su paso por Roca

Francesco Tonucci visitó la ciudad y dejó reflexiones para repensar los vínculos en un mundo pensado por adultos.

“La culpa de todo es de los adultos”. Con esa frase en la apertura de su charla, Francesco Tonucci empezó a cautivar a todos en el polideportivo “Gimena López” de Roca, donde brindó más de dos horas de enseñanzas y propuestas para valorizar el papel de los niños y niñas en el ecosistema urbano.

El reconocido maestro, pedagogo e investigador del Instituto de Psicología del Consejo Nacional de Investigaciones (CNR) de Roma, gran dibujante y autor de numerosos libros, estuvo en la ciudad el jueves de la semana pasada, pero hasta ayer seguían compartiéndose en redes sociales las experiencias que transmitió.

“Frato” propuso una especie de “conferencia dibujada” en la que sus viñetas estuvieron en constante diálogo con el rol de las escuelas, con el rol de padres y madres, y con el rol que cumplen las leyes en el ecosistema urbano que no tiene en cuenta las necesidades reales de los chicos.

En primera instancia, a partir de una anécdota, planteó esa responsabilidad absoluta de los adultos, asegurando que el poder que tienen se debe reducir, porque impone a los niños y niñas una manera de expresarse y realizarse diferente a la que los más pe queños desean.

“Los niños y niñas piensan de otra manera” es el libro que presentó en Roca. Así continuó refiriéndose al ámbito escolar en donde las propuestas actuales no reflejan lo que los más pequeños desean. “Las escuelas infantiles deberían corresponder a las necesidades de los niños y no tanto a la de los adultos”, indicó.

En su discurso confirmó que lo importante para los que no son escuchados – los niños y niñas – son los juegos y esto no se tiene en cuenta las unidades académicas y en la casa tampoco. Tonucci planteó el juego como algo fundamental y esencial en el desarrollo de los más chicos, a contramano de esto los padres deciden inscribir a sus hijos en escuelas con jornadas de seis o más horas y también sumarles actividades extraescolares.

“Ir a una escuela de fútbol no es lo mismo que jugar al fútbol, creo que eso está claro”, recalcó.

Compartió experiencias en las que algunos padres se encontraban preocupados porque a los hijos e hijas les gustaba ir a la escuela. “Como ellos se aburrieron en la escuela sus hijos también tienen que aburrirse; y si la pasan bien en la institución, los adultos dudan del nivel educativo de ese establecimiento”, describió.

“El recreo es el momento en el que los niños se manifiestan tal cual son, si es que no tienen a los maestros marcando límites”, aseguró y agregó que “el hecho de quitar los recreos porque se portaron mal, es un abuso gravísimo”.

Frato planteó una escuela en donde se pueda ver la realidad de muchas maneras o sólo de otra manera, reforzando la idea de que “hay muchos caminos posibles”.

El polideportivo Gimena López estuvo colmado para la conferencia.

Asimismo recalcó su postura en relación a los deberes. “El tiempo de la tarde, de los fin de semanas y las vacaciones no son tiempos de la escuela, es de los niños”, remarcó.

La importancia del juego para el desarrollo

Para respetar el derecho al juego hay que tener, para comenzar, tres cosas:

  • Condición: aquí se refirió a la autonomía del niño y niña. “Si queremos que nuestros hijos jueguen tenemos que dejarlos, yo creo que los niños puedes, son mucho más capaces de lo que pensamos”.
  • Un tiempo libre: hoy el tiempo libre ha desaparecido, por lo menos en Italia, porque después de el horario escolar deben hacer deberes; éstos no tiene ningún sentido didáctico. Por un lado la escuela debería tener en consideración esto tanto dentro de los establecimientos como fuera, y por su parte los padres no deberían llenar de actividades a sus hijos, “porque no son juegos, son escuelas de baile, de fútbol, étc”.
  • Un espacio: “Aquí estamos preparados, porque tenemos todas las plazas” dice irónicamente. Aseguró que esos espacios no son los adecuados para los juegos de los niños, “el juego es fantasía, es invención; en las plazas hay consumo de juegos”.

“Su visita nos abrió caminos para continuar trabajando”

El Consejo de la Niñez y Adolescencia (Conya) expresó de la voz de su presidenta, Julieta Ronzoni, que a nivel local “nos dimos cuenta de que su visita generó mucho movimiento en la ciudad, que interpeló mucho las practicas que tenemos tanto en educación como en la planificación de políticas públicas”.

Además la presencia de autoridades la calificaron como importante para el Consejo para continuar con la línea de trabajo que sostienen hace seis años, en relación a la participación infantil en la ecología urbana. “Nos parece muy positivo el saldo que además nos abre muchas puertas para seguir trabajando”.

La idea que resaltó Tonucci “de que los garantes de la Convención de la Niñez son los intendentes es una idea muy fuerte para pensar la política pública”. Julieta agregó que la jornada salió gracias a la ayuda municipal.

Las escuelas infantiles deberían corresponder a las necesidades de los niños y no tanto a la de los adultos.

El tiempo de la tarde, de los fin de semanas y las vacaciones no son tiempos de la escuela, Francesco Tonucci, pedagogo italiano.

Comentarios