Enfermera denunció a un policía por violencia laboral en un centro de detenciones

Una trabajadora penitenciaria denunció ante la Fiscalía por «hostigamiento y violencia laboral» a un sargento de la policía, con quien comparte tareas en el centro de detenciones del ex Maruchito, que depende del Establecimiento de Ejecución Penal N° 2. La mujer, quien es enfermera, dijo que había sufrido maltrato por parte del uniformado quien le gritó: «estas pelotudeando como mujer«, además de padecer otra serie de insultos y agresiones.

La mujer relató a La Comuna que al constante maltrato le siguió un fuerte golpe en el hombro derecho, cerca de una zona donde tenía una fractura, lo que derivó en la denuncia.

«Me empezó a insultar y a denigrar porque le dije que no tenía las llaves del lugar donde se encontraban los medicamentos de un interno. Yo le dije que si tenía alguna queja se dirigiera al oficial y me respondió que yo era su subordinada, remarcando que él era el policía», dijo.

La víctima sostuvo que horas después al cruzarse en un pasillo, el sargento la chocó en el hombro, en un lugar donde tenía un lesión previa. El incidente sucedió pocas horas después de la primera «agresión verbal» y en represalia al reclamo que había presentado no sólo a su jefe sino también ante la fiscalía.

Ese episodio violento que vivió fue el que le dio el valor para hacer pública la situación, ya que afirma que no es la única que ha vivido un hecho similar o que ha denunciado al personal policial por maltrato.

«Me revisó el cuerpo médico forense y cuando vieron el machucón, me dijeron que tenia que realizar la denuncia penal. Estoy segura que esto va a quedar en la nada porque no es el primer hecho violento que vivimos las mujeres que trabajamos en el penal. Nos dicen que si denunciamos nos pueden trasladar por quilomberas, entonces para evitar todo eso algunas siguen aguantando. Pero la justicia debería actuar, esto no puede continuar así», agregó.

En la exposición realizada ante la fiscalía, la profesional detalló que el policía en todo momento le reprochó que era «su subordinada» y debía aceptar las órdenes porque era «una institución de policías».

«Estas pelotudeando como mujer», le recriminó el uniformado y le gritó que andaba «meta joda».

Ante los funcionarios judiciales la profesional también dijo que otras compañeras han recibido el mismo maltrato por parte del policía que desempeña funciones en ese centro de detenciones ubicado sobre calle Palacios.

Comentarios