En mal momento, en el peor lugar: Roca sin agua y ARSA en jaque

Semana crítica para el servicio de agua potable, con miles de usuarios afectados. Un informe que recibió Weretilneck marcó el destino de salida para Roger García. El gobernador dispuso la intervención del servicio de la empresa en Roca.

La gestión de Roger García al frente de la empresa estatal ARSA quedó enterrada en la calle Güemes de Roca. Los tres días sin agua que padeció buena parte de la ciudad esta semana marcaron el límite para el vínculo entre el funcionario y el gobernador, Alberto Weretilneck.

Vía Twitter y después de una breve reunión entre ambos en Casa de Gobierno, García fue eyectado de la órbita provincial.

El miércoles se anunció la designación de Omar Grill al frente de la firma, en el marco de una “reestructuración” anunciada por el mandatario provincial en el mismo tuit del martes.

Antes de decidir el despido, Weretilneck pidió un informe sobre la situación del servicio en Roca. Era martes a primera hora de la tarde y García aseguraba que todo estaba controlado. El detalle que recibió el mandatario decía otra cosa: miles de vecinos todavía no tenían agua y la bronca era cada vez mayor.

Ver más: ¿Por qué se demoró la llegada del servicio de agua en Roca?

Por eso lo convocó y lo echó. Luego anunció también la intervención del servicio, en el marco de una evaluación del desempeño de todos los jefes de área de la ciudad.

La abrupta salida de García tiene su explicación en la magnitud del problema que enfrentaron los usuarios, pero también en el lugar donde ocurrieron las fallas.

El gobierno provincial se juega mucho en Roca para las próximas elecciones y la pasividad ante tamaña consecución de fallas significaba poner en riesgo los proyectos para jugar de igual a igual con el FpV en la ciudad.

Desde el punto de vista técnico, las explicaciones oficiales indicaron que luego del empalme del acueducto a lo largo de 900 metros de calle Güemes aparecieron pérdidas, pero no en la obra nueva sino en el tramo posterior a los caños flamantes, en cercanías de calle Mendoza.

“Dado que el acueducto de calle Güemes es el principal que abastece a la ciudad y maneja una presión muy elevada, el domingo luego de los trabajos de empalmes se detectó una pérdida. Ante esta situación el grupo de ingenieros decidió bajar la presión para determinar el origen de la pérdida. En este marco se hizo una pieza especial con anclajes de hormigón pertinente, para solucionar la pérdida”, se indicó oficialmente.

El problema adicional fue que el servicio no regresó rápido, sino que el bombeo se reanudó paulatinamente la noche del lunes.

“Este procedimiento se realiza en forma paulatina ya que si se aumente la presión en forma repentina porque se corre riesgo de producir un golpe de ariete y generar una nueva rotura”, argumentaron desde ARSA.

Los responsables de la empresa también destacaron que los filtros rápidos de calle Maipú “en ningún momento cesaron la producción de agua potable” y que desde la firma “se dispuso rápidamente la dotación de camiones cisterna para asegurar el agua a hospitales y escuelas”.

Todo ese cuadro se complicó más el martes, cuando en la zona norte –que no había sido alcanzada por los cortes anteriores- también hubo que cortar el servicio, a raíz de una rotura que generó una máquina de una empresa que realiza una obra de gas; circunstancia que se reiteró nuevamente ayer por la tarde.

El empalme del nuevo acueducto se completó, pero domingo y miércoles aparecieron pérdidas.

Más literal que nunca, esa fue la gota que rebalsó el vaso. Y mientras los operarios trabajaban sin descanso en Roca para restablecer el servicio, en Viedma Weretilneck mandaba a García a sacar las cosas de su despacho.

Si algo faltaba… más fallas en empalmes

La zona norte parecía a salvo de los prolongados cortes de agua. Sin embargo, el martes se completó el panorama negro. Fue cuando personal de la empresa que realiza la red de gas afectó las cañerías de ARSA, obligando a suspender el suministro al Norte de calle Evita.

Y el miércoles siguieron apareciendo problemas. Ese día hubo que volver a cortar el servicio para la zona baja, porque se detectó una pérdida en el extremo del empalme del nuevo acueducto, en el cruce de Güemes y Jujuy.

Por eso se sacó de funcionamiento la planta potabilizadora principal, a fin de desagotar el acueducto de 700 mm y realizar las tareas. El jueves por la tarde volvió a suceder lo mismo. 

Nuevas multas y más críticas desde el municipio

El Municipio anunció que “multó” a la empresa ARSA por el prolongado corte de agua en la ciudad, ya que se cumplieron más de 80 horas sin suministro.

Desde el Ejecutivo marcaron las contradicciones entre la realidad que vivieron cientos de familias y “los elogios del gobierno provincial a la firma prestataria por la realización de la obra”, ya que estaba previsto terminar en 24 horas y el servicio faltó durante tres días.

“Ante la preocupante faltante de agua potable, el Municipio labró nuevas Actas de Infracción contra ARSA y realizará acciones legales a la empresa provincial responsable del suministro en la ciudad”, se informó.

Con respecto al impacto del corte, se detalló que además de la suspensión de clases en escuelas hubo que cerrar los Cecis por haberse agotado la reserva, suspendiéndose también la actividad en los polideportivos y en la pileta cubierta del Patronato. Desde el municipio detallaron que además se asistió con agua a familias de las zonas afectadas.

“Se sigue con preocupación esta nueva irresponsabilidad de ARSA, que se suma al ya defectuoso servicio prestado por la empresa provincial en la ciudad y a las reiteradas pérdidas de líquidos cloacales, derrumbes de cañería con volcados en la vía pública, funcionamiento defectuoso de la plantas de líquidos cloacales u otros actos negligentes en la gestión del servicio», indicó un comunicado.

El malestar de los trabajadores

Mientras la ciudad de Roca llevaba tres días sin agua potable y el malestar de los vecinos se hacía sentir en redes sociales, en el cráter de Güemes, casi Chaco, los empleados de la empresa ARSA trabajaban contrarreloj para restablecer el servicio.

Llamó la atención que en esas horas críticas, con filtraciones del acueducto recién empalmado, no se vieran empleados de la empresa Cotravame, que había ganado la licitación.

“Hace tres días que estamos a full con este problema, casi no dormimos y lo peor es que la empresa contratada cobró casi cuatro millones y nosotros estamos haciendo la reparación gratis”, dijo indignado un trabajador.

Otro de los empleados de ARSA indicó que durante la última etapa de reparación no había aparecido nadie de Cotravame. “Esto no lo tendríamos que estar haciendo nosotros. Ellos cobran y nosotros arreglamos”, se quejó. Cotravame S.R.L ganó la licitación por $ 3.912.000.

“Esto no lo tendríamos que estar haciendo nosotros. Ellos cobran y nosotros arreglamos» La queja de un trabajador de la empresa estatal

Licitaron obras de cloacas por más de 17 millones

Además el lunes pasado se abrieron tres licitaciones por más de 17 millones de pesos para más de un kilómetro (1335 metros) de cambio de colectora. Se trata “de un nuevo paquete que tiene General Roca en la actualización de la infraestructura básica”.

Uno de los paquetes licitados incluye obras en barrio los Olmos sobre la calle Viedma entre Líbano y Río Negro, una zona que hace meses padece los desbordes cloacales, también se prevé trabajar en la calle Córdoba entre Rodhe e Isidro Lobos; en San Juan entre las calles 25 de Mayo y 9 de Julio y en Mendoza entre Alsina y Artigas.

Otro paquete incluye el recambio de los colectores cloacales de las calles Gadano entre Mendoza y Fleming; Isidro Lobos entre Córdoba y Mendoza; Maipú entre 25 de Mayo e Irigoyen; en la calle Gelonch entre Fleming y Mendoza y en la calle Neuquén, entre Alsina y Artigas.

Por último, en la última licitación está contemplado el recambio del colector cloacal de la calle Viedma, entre Resistencia y Jujuy.

El procedimiento continuará con la evaluación de las propuestas presentadas por las ofertas.

  • 80 horas sin servicio de agua potable pasaron miles de vecinos entre el domingo y el martes.

Comentarios