El roquense que cuenta desde España cómo es el día a día contra el coronavirus

“En agosto de 2001 llegué a Barcelona con mi hija Mailen, que en ese momento tenía 5 añitos, para comenzar una nueva vida y tener nuevas oportunidades. Nos encontramos con un pueblo magnífico que nos adoptó con cariño y respeto. Se llama Cubelles y queda a orillas del mediterráneo, a 40 kilómetros de Barcelona. Tiene solo 11.000 residentes, que se triplican en el verano y los fines de semana largos por su enorme atractivo turístico”, escribe y describe Gastón Bagli, un roquense que nació en 1970 y que cursó la primaria en la escuela N°260 (donde ahora se levanta el edificio del concejo deliberante de Roca).

En esa ciudad española, Gastón vive igual que casi todo el mundo en este momento, en cuarentena, en su casa, con su familia, saliendo sólo lo imprescindible para trabajar o comprar. Sólo que los números que lo rodean en este preciso instante son alarmantes: la ciudad de Cubelles queda a pocos kilómetros de la zona cero de contagio de la región de Catalunia.

Y desde allí, comparte con los lectores del Diario Río Negro, todo lo que trae aparejada esta pandemia que tiene en vilo al mundo y que en España es tan cruel como en Italia.

“Hoy nos vemos inmersos en una crisis sanitaria, humana , social y económica de dimensiones imposibles de cuantificar. Aquí en Europa, el fantasma del contagio empezó a mediados de enero y cuando empezaron a manifestarse de forma masiva los casos en el norte de Italia, nos dimos cuenta de que se nos venia encima una tormenta muy oscura “, escribe Gastón, a través del mail.

“Fue así como un día despertamos con la noticia de un contagio masivo a solo 45 km de casa, en la ciudad de Igualada, que fue nuestro hogar por 3 años y en donde tenemos muchos amigos con los que seguimos en contacto, dándoles fuerzas para continuar luchando.

“Ellos están en la zona cero de contagio en Cataluña, y la gravedad no parece tener fin aún, con 533 contagiados, entre los cuales hay 152 profesionales sanitarios, y 61 fallecidos.

“En España se lleva contabilizado 85195 positivos, 7 340 muertos y la cifra que mas impacta es que en solo 24 horas han fallecido 812 personas.

“Por las buenas y por las malas, la sociedad ha entendido que la frase mas extendida en todo el mundo es QUEDATE EN CASA, y que gracias a esta iniciativa los números no se duplican”.

Durante estos días de confinamiento estricto, mi hija tiene clases virtuales una o dos horas diarias, después mira pelis en el sofá o juega videojuegos mientras a la vez está en contacto con todos sus amigos que están en las mismas condiciones.

A las 20 salimos al balcón a aplaudir la labor de los sanitarios para demostrar que a pesar de la distancia estamos unidos», expresó Gastón.

“Yo salgo al súper dos veces a la semana a comprar lo necesario. Aprovecho para comprar productos alimenticios a mis vecinos, que son dos abuelitos que no pueden ni deben salir. Pero con normas de seguridad muy estrictas: guantes desde que salgo de casa, mascarilla todo el tiempo y gel con alcohol. En el súper evito tocar lo que no sean productos comestibles y pago con tarjeta, evitando el dinero en efectivo. Luego, antes de entrar a casa, desinfecto las llaves y guantes ya que escasean y lo utilizo lo que mas se pueda. El calzado queda en la puerta.

“Es increíble salir a la carretera para ir a trabajar y verla desierta. Lo que antes era tráfico intenso ahora son apenas dos vehículos. Al entrar a la zona de trabajo nos protegemos con mascarillas especiales y guantes apropiados, gorros y ropa exclusiva al lugar de trabajo o batas descartables, gel con alcohol en el comedor, en los vestuarios, y al lado de cada puerta, manteniendo siempre con los compañeros de trabajo una distancia de no menos de 1 metro.

“Mi trabajo (Gastón se ocupa de prevención de riesgos laborales en una multinacional de envases flexible) también consiste en informar al trabajador las medidas de seguridad obligatorias; hacerles saber lo que significa contraer el coronavirus, los riesgos y sufrimiento que se pueden llegar a a padecer, He visto que contar la verdad y la realidad de los casos surte mas efecto en las personas de mi entorno laboral.

Cuando empezaron los casos masivos en el norte de Italia, nos dimos cuenta que se nos venía una tormenta muy oscura» aseguró Gastón.

“Para finalizar, quiero contarles que en España se esta viviendo momentos de mucha crudeza, de miedo, de incertidumbre sobre la duración de las medidas de confinamiento, de lo que deparará la economía que ya esta al borde de los “números rojos”.

“Pero a pesar de esto a las 20 horas, salimos al balcón o a las ventanas a aplaudir la labor de los sanitarios durante unos minutos para saludarnos y de demostrar que a pesar de la distancia estamos unidos. Al final venceremos con inteligencia y unidad.

Gastón Bagli

Comentarios