El merecido homenaje de la UNRN a Heber Tappatá

El aporte y la trayectoria de Heber Tappatá fueron reconocidos hoy por la Universidad Nacional de Río Negro, que impuso el nombre del economista roquense al aula magna de la sede Alto Valle-Valle Medio.
Con la presencia de sus hijos y nietos, además de su hermano, la casa de estudios rindió homenaje a quien fue coordinador de la sede, fallecido en enero del 2012.
La ceremonia fue presidida por el rector, Juan Carlos Del Bello y el vicerrector de Alto Valle y Valle Medio, Carlos Arzone, y contó con la participación del intendente de Roca, Martín Soria.
La nominación del aula magna fue decidida en el marco del 10° aniversario de la creación de la UNRN. Durante el acto se recordó que Tappatá participó activamente en la organización de la universidad, iniciando su ciclo académico en enero de 2009, aunque fue un activo gestor desde mucho tiempo antes, participando en la elección y diseño de las carreras. “Fue consejero y coordinador de la Sede Alto Valle y Valle Medio, entre otras funciones”, resaltaron desde la institución.
En representación de sus hermanos Laura y Pablo, Mariano Tappatá agradeció el homenaje a su padre, considerando que es un honor para la familia.
“Mi viejo era un fanático de la educación universitaria y encaró este proyecto con mucho entusiasmo. Fue un visionario”, destacó.
Tappatá compartió su vida y formó familia junto a la también economista y exfuncionaria roquense Anahí Rodríguez de Tappatá, fallecida en febrero del 2016.
“Fue parte de un equipo que hizo crecer muchísimo la universidad. Cada vez que me cruzo con gente de la universidad, todos me traen recuerdos de su trabajo”, agregó el hijo.


Por su parte, el rector Del Bello recordó el aporte de Tappatá al equipo que conceptualizó la universidad.
“Nacimos con una concepción regional, con desarrollos equilibrados entre las tres sedes. Heber fue parte de ese equipo, junto a Pablo Bohoslavsky e incluso Anahi”, describió.
Luego hizo mención a los orígenes del vínculo que los unía y repasó su trayectoria en el regreso de la democracia. “Lo conocí en 1972, como un brillante orador en la Universidad Nacional del Sur. Padeció la dictadura militar. Se dedicó al periodismo económico. Fue el fundador del suplemento económico y agropecuario del diario Río Negro”, contó.
“Heber era un outsider. Una persona innovadora, creativa. Alguien que dotaba de una energía diferente a la universidad. Le importaba más la calidad de los profesores que garantizar los edificios. Tenía valores éticos y morales impresionantes. Una persona comprometida”, valoró.

Comentarios