El estado de la Escuela 317 se definirá con «pelopinchos»

Llenas de agua, representarán el peso necesario para comprobar si el primer piso de la primaria Nº 317 está apto para el inicio de clases.

Con una pileta con unos 5.000 litros de agua dispuesta en una de las aulas del primer piso durante 24 horas, se determinará desde hoy si la escuela primaria 317 de Roca está apta -o no- para la vuelta a clases.

Se trata de la medida que dispuso un perito judicial ante el pedido de la comunidad educativa. Si bien en el ala este de la escuela estaría todo listo para el arranque de clases, luego de la ejecución de una obra de refacción para “recalzar” la losa, los padres y docentes hicieron una presentación ante el Juzgado 9 para contar con garantías de seguridad edilicia.

A media mañana inició el armado de la pileta y agua para que este llena para el mediodía. “Hay una empresa tercerizada a cargo de éste trabajo, que lleva 24 horas entre la preparación y la prueba en sí misma”, indicó la arquitecta del Consejo de Educación de la Provincia Marcela Martínez.

A través de sensores se relevará el comportamiento de la edificación ante el peso. “Una vez colocada la carga se realizará un registro de datos, hay personal técnico supervisando”, destacó.

De ésta manera, recién mañana a la mañana se tendría relevada la primera de las cuatro aulas que se ubican en el primer piso, y en dónde los padres y docentes temen derrumbes.

“No podemos garantizar si el edificio está en condiciones para el inicio de clases”, indicó el director de la escuela Carlos Tolosa. Tras la visita de un perito judicial el pasado miércoles 14, se dispuso la concreción de las pruebas de carga que se desarrollan desde hoy.

“Me esperaba otra cosa, quiero saber si realmente está bien la obra que hicieron. Ayer recorrí las aulas y tenía ganas de llorar. Venimos con mucho arrastre de problemas y da mucha impotencia que los chicos no puedan empezar las clases todavía”, manifestó Silvia Sánchez, mamá de una estudiante de sexto grado.

Los tres puntos del operativo de piletas

  • Agua: desde la Dirección se explicó que para la prueba no era suficiente generar un peso fijo, sino que era necesario generar un peso con movimiento ya que una vez que las aulas entren en funcionamiento se generan permanentes desplazamientos de estudiantes y docentes. Por eso agua y no materiales de construcción, por ejemplo.
  • 24 horas: es lo que permanecerán las piletas llenas de agua en cada una de las aulas. En ése tiempo se registrará con sensores el comportamiento de la estructura edilicia.
  • Desagote: para no generar un inconveniente en la red cloacal, está previsto el desagote del agua de las piletas por las ventanas del aula. El líquido se descargará hacia uno de los patios y desde allí a un desagüe pluvial, se explicó. Para el llenado se utilizarán bombas desde el agua corriente, se adelantó.

Ver más: Refuerzan el techo de la Escuela 317 donde temían derrumbe

Comentarios