El desagüe más contaminado de Roca sigue sin control

A fines del 2017 la Justicia condenó a Provincia, DPA y ARSA por derrames cloacales en el P IV. Ahora el defensor del Pueblo denunció descargas ilegales de camiones. “La Comuna” recorrió la zona y confirmó el notorio cambio del agua en pocos kilómetros.

No hay sentencia judicial, reglamentación o simple conciencia ambiental que valga para el desagüe P IV. En diciembre un fallo de primera instancia condenó a la Provincia, al DPA y a la empresa estatal ARSA porque el vertido de líquidos cloacales en la zona noroeste contaminó el agua a lo largo de 15 kilómetros, afectando incluso a los chicos de los tres colegios de la zona de Romagnoli.

Ahora se denunció un nuevo daño al sistema, en la zona de J.J. Gómez, con una fuerte sospecha sobre la responsabilidad de camiones atmosféricos, que en vez de descargar sus residuos en los lugares habilitados eligen un canal que desemboca en el castigado P IV.

Este caso reciente ya está en manos de la Justicia, a partir de una acción penal que impulsó días atrás el defensor del Pueblo adjunto de Río Negro, César Domínguez. El referente del órgano de control recorrió este martes el sector afectado junto a “La Comuna”.

La travesía fue desde el cruce del desagüe con la calle del “INTA Viejo” hasta la Ruta 6. Allí, a la altura de las vías del ferrocarril, el PIV se une con el desagüe pluvial que se contaminó a mediados del año pasado y que generó el amparo ambiental presentado por el municipio, resuelto por la jueza María del Carmen Villalba.

Esos dos extremos muestran hoy imágenes absolutamente diferentes. En la zona del INTA el agua circula sin problemas, no hay olores e incluso se puede ver el fondo del terreno. Ya en la intersección con la calle Félix Heredia el panorama es distinto: el agua despide olor y el color es más oscuro.
Y en la zona de Ruta 6 el ambiente es directamente irrespirable.

Domínguez describió que la semana pasada, durante una de las habituales caminatas que realiza por esa zona, la imagen del desagüe era lamentable, con el agua casi negra. Fue allí cuando decidió verificar toda la orilla y conversar con vecinos del lugar, quienes aseguraron que ese abrupto cambio en el P IV tenía que ver con la descarga de al menos un camión atmosférico, que habitualmente y desde hace tiempo ingresa al descampado y lleva sus mangueras hacia el desagüe.

Foto: Emiliana Cantera

El paso siguiente del defensor del Pueblo fue presentarse en la Comisaría 47 de J.J. Gómez. Allí presentó la denuncia que -según le dijeron los agentes policiales- esta semana iba a remitirse a la Fiscalía Penal de turno, para el inicio de una causa. En la recorrida junto a “La Comuna” surgieron más elementos sospechosos.

Justo al lado del canal, sobre la margen sur, había una larga huella de las ruedas de un camión. ¿Quién más podría haber intentado atravesar esa zona en un vehículo, si no hay camino marcado y la circulación por allí no conduce a ninguna tranquera o predio?

Por otra parte, en un sector de la orilla, unos 600 metros al este de la calle del INTA, la vegetación estaba aplastada y con un color negro que nada tenía que ver con el verde de esta época.

“La Comuna” consultó en el municipio por la situación y luego de averiguaciones en ARSA y en el DPA se informó que ninguno de los tres organismos estaba al tanto de alguna irregularidad en el sistema de descargas de las empresas habilitadas para trabajar en pozos ciegos de la ciudad.

No obstante, desde la Dirección de Ambiente municipal se ordenó una inspección en el terreno, para constatar las anomalías denunciadas por el defensor del Pueblo. Los agentes constataron la existencia de huellas de un camión, pero no observaron otras anomalías, según se informó ayer.

Tiempo de descuento para cumplir con el fallo judicial

En diciembre pasado la Justicia provincial ordenó a la Provincia, al DPA y la empresa ARSA el saneamiento del desagüe P IV en un plazo de 60 días. El fallo surgió en el marco de un amparo ambiental que presentó el municipio en junio, a partir de la contaminación del curso de agua con líquidos cloacales.

Foto: Emiliana Cantera

La sentencia detalla que el volcado se dio en la zona de las intersecciones de calles Damas Patricias y Gelonch, Mitre y Limay y Limay y Padre Nazario, afectando al desagüe hasta su desembocadura en el río Negro, luego de un recorrido de 15 kilómetros.

En la zona perjudicada están los barrios Julio Corral, J.J. Gomez, Belgrano, Policial, Porvenir, La Barda Cooperativa y Andrade, además de los comprendidos entre el trecho que va al Sur de la Ruta 22, sobre calle Romagnoli, el Club Jockey y la escuela 86, el CEM 106 y el Jardín 47.

En su sentencia del 22 de diciembre, la jueza María del Carmen Villalba dispuso que las condenadas debían informar cada 20 días al tribunal sobre las acciones desarrolladas. Ese plazo vencería hoy.

Por otra parte, la magistrada estableció que “en forma especial” la empresa ARSA deberá acompañar previo al inicio del ciclo lectivo 2018 los análisis correspondientes del agua de consumo humano, higiene y limpieza de los tres establecimientos educativos comprendidos en la zona afectada.

  • «Es sistemático el incumplimiento de los organismos estatales en el cuidado y preservación de la salud de la población». (Sentencia de la jueza María del Carmen Villalba)
  • 20 días impuso la magistrada para que la Provincia, ARSA y el DPA informen sobre sus acciones.

El procedimiento legal para las descargas

En Roca hay dos empresas habilitadas para prestar el servicio de desagote de pozos ciegos, según explicaron desde la Dirección de Ambiente y Desarrollo Sustentable. Y una tercera trabaja en escuelas de la ciudad, pero no aparece en los registros del municipio porque es de Cipolletti.

La titular del área, Laura Juárez, detalló que cada firma debe presentar una certificación del Cocaprhi, que no se consigue si antes no cuentan con un permiso de la empresa ARSA. Todas las unidades deben descargar los líquidos en alguna de las dos plantas de tratamiento de líquidos cloacales, ubicadas en los barrios J.J. Gómez y en El Petróleo.

Juárez se mostró sorprendida por la denuncia del defensor del Pueblo, ya que “no hay razones para que descarguen en lugares no habilitados”.

Foto: Emiliana Cantera

“Un camión blanco atmosférico”

La denuncia penal del defensor del Pueblo adjunto detalla que está en conocimiento de que “un camión blanco atmosférico está arrojando residuos cloacales en desagüe lindante al canal grande y cercanía la Escuela Agraria del INTA Viejo”.

Ese detalle fue aportado por vecinos de la zona, que también dialogaron con “La Comuna” el martes pasado por la mañana. Durante el contacto, uno de esos pobladores de la zona oeste ratificó que varias veces se observaron vehículos de gran porte descargando líquidos cloacales en el desagüe P IV, como también en terrenos descampados cercanos.

“A veces van allá arriba (hacia el norte, cerca de las instalaciones de Oldelval), pero una vez también tiraron acá nomás, al lado de la calle”, describió el hombre que habitualmente circula por el lugar para trabajar.

Comentarios