El desagüe donde falleció Delfina, eje de disputas

El año comenzó con fuertes cruces entre el gremio Unter y el Consorcio de Riego. Desde diciembre intercambian cartas documento. El sindicato pide que se alambre el desagüe lindero a su predio, para evitar una tragedia similar a la ocurrida en octubre con Delfina.

Unter ya habilitó la temporada en su centro recreativo, pero busca resolver el peligro que genera el desagüe en el que hace casi tres meses falleció ahogada Delfina, una niña de dos años y nueve meses.

Con una carta documento enviada el 4 de diciembre, intentaron persuadir al Consorcio de Riego para llegar a un acuerdo de colaboración y resguardar la zona del curso de agua lindera al predio sindical, que aún sigue totalmente desprotegida.

La comunicación, que habría tenido una respuesta negativa por parte de la entidad, generó un conflicto que llegó a un punto cúlmine ayer, con una segunda carta documento informando (desde el sindicato) que tomarían medidas drásticas a partir de la semana que viene.

El gremio cercará con alambre todo el sector dejando el desagüe por fuera del perímetro del predio, según informó a “La Comuna” Cecilia Altamirano, secretaria general de la seccional Roca de Unter.

“Ahora tendrán que pedir permiso para entrar”, indicó la titular del sindicato docente en la ciudad. Es que ante esta decisión, ahora los productores tendrán que ver cómo resuelven para acceder al lugar.

Según comentó Altamirano, hace años vienen pidiendo la posibilidad de alambrar como se hizo en el resto de las chacras que lindan con ese desagüe, las cuales están todas cercadas.

“Ellos creen que esto es un lavado de manos de parte nuestra respecto de la situación triste y trágica que hemos tenido; y nosotros queremos que no vuelva a suceder nada. Hay responsabilidades compartidas”, expresó la sindicalista.

Además realizarán todas las presentaciones judiciales que fuesen necesarias porque en última instancia, “la definición política es preservar la integridad física de los afiliados”.

“Vemos que ante la tragedia no se hacen cargo ni reflexionan sobre los riesgos y el peligro”, enfatizó la secretaria general. “No se trata de una postura política sino que es una postura humanitaria, de solidaridad, de madurez”, expresó Altamirano.

“Ellos creen que esto es un lavado de manos y nosotros queremos que no vuelva a suceder nada”.

La tragedia había ocurrido el 14 de octubre pasado y desde ese entonces ningún organismo ni parte tomó medidas para proteger el lugar, que continúa sin barandas ni señalizaciones. Hoy, ese canal está igual que cuando sucedió el doloroso hecho.

El dolor que todavía no se puede superar

“Lo único que queda es un dolor inmenso, una angustia en el corazón cada vez que uno entra al predio y la preocupación por evitar cualquier otro tipo de accidente”, dijo la referente recordando pérdida de la pequeña Delfina.

“Sucedió como tantas otras tragedias, sin explicación. Por muchos factores. No se puede hacer un balance ni comentario”, dijo consultada sobre su postura ante el suceso.

Sin fondo y con aguas contaminadas

El desagüe no tiene fondo ya que abajo el barro está podrido por lo que cualquier cuerpo u objeto de peso se hunde sin tope, comentó Altamirano según lo que pudieron investigar en este tiempo. La corriente es importante y tiene aguas contaminadas y tóxicas con residuos de agroquímicos y fungicidas que allí van a parar por el trabajo de las chacras.

Cifras

  • 85 horas tardaron en encontrar a la pequeña que el 14 de octubre cayó al desagüe.
  • 120 metros es la extensión del desagüe frente a las instalaciones del predio de la Unter.

Comentarios