El 70% de los rionegrinos no pagó la luz durante la cuarentena

Falta de dinero, cierre de ventanillas y especulación se combinaron para que haya un peligroso incumplimiento masivo: un 70% de los rionegrinos dejó de pagar la factura de electricidad.

Algunos porque no pueden ir a las ventanillas que solían cobrarles, otros porque perdieron ingresos y recortan por donde creen que pueden, y no faltan los que especulan que no les cortarán el servicio en medio de la pandemia.

Como hay varios vencimientos en el mes, las empresas no tienen una película completa. La fotografía esta semana es que la recaudación estaba en torno del 30% en relación con la misma época del año pasado.

El gobierno nacional dispuso que mientras dure la crisis sanitaria no habrá cortes del servicio en los sectores más desprotegidos, que son esencialmente los que menos consumen y los que tienen tarifa social.

La aclaración de que ese beneficio no alcanza todos los usuarios no fue suficiente para desalentar el incumplimiento.

La semana pasada se produjo un generalizado incumplimiento en el pago de la energía por parte de las distribuidoras de electricidad, especialmente las de la zona metropolitana de Buenos Aires, Edenor y Edesur, como consecuencia de la falta de recaudación.

En el caso de Edersa, en las primeras semanas de abril, la empresa recaudó el 30% de lo que había cobrado en el mismo período de 2019.

“Pero también hay que considerar que el consumo cayó un 15% al 20% respecto a la misma época del año pasado, con lo cual estamos recaudando entre el 25% y el 28% en relación con 2019”, dijo el gerente general de la empresa, Raúl Barhen.

La caída del consumo, tal como informó este diario, fue fuerte: 50% en la zona del Alto Valle y Valle Medio, igual que en la costa atlántica. En la zona sur fue del 15% la retracción en la demanda.

En Bariloche, donde la distribución está en manos de la cooperativa CEB, la caída de la recaudación por del 61% expresada en pesos, pero del 72% si se tiene en cuenta la cantidad de facturas pagadas.

“Haremos las estadísticas cuando ocurran los vencimientos; hay pagos que no podemos procesar por como los están remitiendo desde los bancos”, dijo una fuente de la CEB.

“Todos necesitamos que aquellos que tienen capacidad de pago y no están exceptuados actúen con responsabilidad social y abonen sus facturas para de esta forma asegurar un servicio vital para la salud, la seguridad y para cada uno de los rionegrinos que hoy deben quedarse en casa”, añadió el gerente de Edersa.

Comentarios