Doble amenaza para el boleto urbano de Roca

La empresa 18 de Mayo pide un aumento rápido para cumplir acuerdos salariales. La otra suba sería en enero y el Concejo insistirá ante Provincia para evitarlo con un fondo compensador.

Cómo evitar que el precio del boleto urbano aumente dos veces en menos de tres meses. Esa es la pregunta que hasta el momento no tiene respuesta en Roca. Y a medida que pasan las horas, la tensión va en aumento dentro del sistema, que desde la semana pasada se ve afectado por los paros nocturnos de los choferes de la empresa 18 de Mayo.

Los frentes de conflicto son dos. Por un lado, los empleados reclaman el pago de un 5,7% de aumento, correspondiente al último tramo del acuerdo firmado meses atrás y homologado por la Secretaría de Trabajo.

La concesionaria asegura que no puede cumplir con ese compromiso, porque los números no cierran por la inflación y para eso esperan que el municipio autorice un nuevo incremento en las tarifas.

Sin embargo, desde el gobierno local no aparecieron señales en ese sentido, al menos hasta el cierre de la semana pasada. El último aumento aprobado entró en vigencia el 1 de julio, llevando el boleto a $ 17,50.

En medio de ese cruce de responsabilidades, los trabajadores iniciaron un paro por tiempo indeterminado, entre las 22 y las 6.

De todas maneras, ese no es el problema más complejo. La eliminación de los subsidios nacionales desde enero es la verdadera espada de Damocles para el servicio, porque de trasladarse ese costo directamente a los usuarios, el boleto mínimo pasaría a costar 40 pesos.

Desde que se conoció la decisión del gobierno de Mauricio Macri, el gobierno roquense pide la creación de un fondo compensador a nivel provincial.

Y ante las reiteradas negativas del gobernador, Alberto Weretilneck, y del ministro de Economía, Agustín Domingo, hoy habrá nuevas acciones políticas para sumar presión.

Será en la sesión del Concejo Deliberante, donde prevé aprobarse un proyecto de comunicación que incluye “sugerencias” para que la Provincia ahorre y pueda financiar a los usuarios del transporte público, que en Roca son 11.000.

El proyecto, impulsado por los bloques del Frente para la Victoria y del Vecinalismo, indica que la gestión Weretilneck “podría reducir de manera drástica los gastos superfluos que actualmente se verifican (viajes en costosos aviones particulares; alojamientos de diversas comitivas; comidas en restaurantes; viáticos de diversa índole facturados a diario por funcionarios provinciales; vehículos; choferes; etcétera”.

Los ediles también consideran que “otra importante fuente de financiamiento se podría obtener suspendiendo las costosas pautas de publicidad y propaganda, descartando por un tiempo la difusión de quehaceres gubernamentales para colaborar efectivamente con el transporte público de los rionegrinos”.

Una tercera opción que presentarán será que se redireccionen los llamados “fondos para obras de acción social” que se desprenden del manejo presupuestario de la Lotería Provincial”.

En la lista de ideas también aparecen la posibilidad de tomar fondos obtenidos de las subas de impuestos y, finalmente, se enfatiza que “sería de gran importancia disponer un porcentaje de los ingresos extraordinarios que Río Negro percibe en concepto de regalías hidrocarburíferas, demostrando, de tal manera, que el petróleo genera (tal como lo aseguran) un derrame económico que beneficia a toda la población”.

Los afectados

  • 11.000 roquenses usan habitualmente los colectivos urbanos por día. El boleto cuesta $ 17,50, con un subsidio de 40 millones anuales.

Comentarios