Dietéticas: la venta de suplementos creció un 40% en Roca

Por José Denino

Ante la pandemia del coronavirus, estos comercios trabajan a mayor ritmo por el medio turno y el distanciamiento. Fuerte búsqueda de productos que sostienen las defensas, pero hay faltantes.

No son caóticas como las de los bancos pero las colas frente a las dietéticas llaman la atención en tiempos de cuarentena por el coronavirus. A puertas cerradas o abiertas con restricción, venden en medio turno lo mismo que antes hacían en jornada completa. Los clientes de siempre y los nuevos buscan una mejor alimentación. Vienen por los refuerzos para el sistema inmune. El propóleo, la equinácea y el polen son los “suplementos “estrella” y es raro conseguirlos. Su demanda creció un 40%, explican.

Ante el consumo que se observa de esos productos, las nutricionistas aclaran que incorporarlos sin una buena alimentación “es gastar dinero por nada”. Explican que para sostener un buen sistema inmune se debe llevar una dieta completa y equilibrada, que contenga los nutrientes necesarios. (Ver “Lo primero”)

Desde las dietéticas de Roca consultadas por este diario observan un corrimiento hacia los productos mencionados párrafos arriba. “Siempre pasa cuando arranca el frío, pero con el Covid 19 son más demandados. De hecho, nos llegó hoy mercadería pero la equinácea ni apareció”, dice Agustín Valenzuela, de Dietética Roca, donde trabajan 7 personas despachando por una reja y preparando los pedidos que llegan desde las redes.

Aparte de las provisiones necesarias como el arroz, harinas integrales, cereales y legumbres, los clientes llevan también multivitamínicos y suplementos con vitamina C.

Alimentacion diversificada y muchos jugos. En algunas dietéticas entran dos personas por vez y el resto espera afuera

En el local de Dietéticas del Sur son seis trabajando y los hermanos Biduk no tienen respiro. Mientras uno descarga productos de la camioneta, otros se reparten entre el mostrador, depósito, limpieza y ordenando el ingreso de clientes que esperan en la vereda. Sus padres, que hasta hace poco atendían, hoy están en cuarentena.

Bien informados

Lucas Biduk habla con el barbijo puesto, Dice que la gente hace compras más grandes para salir menos de casa, usan poco efectivo y tarjeta de débito. “El trabajo es más intenso porque todos los clientes que teníamos ahora se concentran. Por suerte la gente pregunta poco, vienen bien informados con lo que quieren. Estamos alentando las compras por Whatsapp. Nos hacen el pedido, les mandamos el presupuesto, les decimos cuándo está listo y lo pasan a buscar. Pagan, evitan hacer la cola y así reducimos la exposición al máximo”, indicó.

El comportamiento de los clientes tiene su particularidades porque ahora, con los resguardos, lleva más tiempo atenderlos. En Dietética Roca, de la familia Salvati, son 7 trabajando y lo hacen por una ventana de la puerta enrejada. “Me da pena mantenerlos afuera, en especial por la gente grande. Pero todos vamos tomando conciencia de la situación especial. Y los clientes definen más rápido lo que quieren”, comenta Agustín.

un tiempo indefinido ya nada volverá a ser como antes en estos espacios de venta. “Nosotros aquí dentro decimos que no sólo vendemos lo que la gente precisa. Antes hablábamos con ellos y los conteníamos un poco. Algunos te pedían unas gotitas para dormir, te contaban… y te ibas cargando con sus cosas. Ahora que no los vemos se trabaja quizás más relajado, pero tenés que estar preparando y despachando bolsitas rápido, porque afuera pasan frío y algunos se ponen nerviosos. Se alivia por un lado y se hace pesado por otro”, agrega Valenzuela.

Desde las dietéticas observan que hay clientes que llegan demasiado preocupados y otros que no toman dimensión del problema y creen el coronavirus “es algo que ocurre sólo en las películas”, explican.

“Se da mucho el caso de personas que vienen hacer compras por los demás, para un vecino que no puede salir”, cuenta Lucas. “Y creo que ese es el mejor ejemplo de que nos tenemos que cuidar entre todos”, concluye.

Los productos más buscados

  • Propóleo: de origen vegetal, lo fabrican las abejas a partir de sustancias resinosas de los árboles mezcladas con su propia saliva y con cera. Las abejas utilizan la mezcla para el sellado de sus colmenas, protegiéndolas así del ataque de bacterias o virus.
  • Equinácea: es una planta, miembro de la familia de las margaritas. Remedio herbario popular durante siglos. Hoy se utiliza para prevenir o tratar los virus que causan los resfríos, dolores de garganta, o la gripe.
  • Polen: Alimento que se recoge de la colmena de las abejas, las cuales lo toman de las plantas y lo transportan a su panal en forma de gránulos anaranjados que elaboran ellas mismas. Tiene muchos nutrientes y 22 aminoácidos.

Algunos testimonios

Lorena, psicóloga: «No hay que perder el orden con la comida»

“Compré yerba y productos orgánicos, jugos, cereales y algunos quesos especiales. Con esto del aislamiento hay que adaptarse. Las rutinas están cambiadas por la pérdida de horarios y no hay que desorganizarse con la alimentación.

No como carne y trató de consumir lo más saludable posible. Lo hago desde siempre, pero ahora le doy más atención porque tengo más tiempo en casa para dedicarme a cocinar.

Romina Nahualcheo, policía: “Menos harinas y pre elaborados”

“Estoy comprando avena, polen y miel. Esto del coronavirus nos hace cambiar la forma de alimentarnos. Tenemos que estar mejor preparados y comer más sano. Trabajo en la Comisaría Tercera y con mis compañeros ya dejamos de lado los productos pre-elaborados. Menos harinas y más frutas y bolsitas con cereales. Hay que cambiar hábitos. Como el lavado del uniforme policial ni bien llego a casa».

Opinión: «Lo primero es estar bien alimentados»

Por: Gabriela Di Leandro (Lic. en Nutrición)

Si vamos a buscar suplementos en las dietéticas, lo primero a considerar es que antes tenemos que estar bien alimentados. Muchos abusan de los enlatados, paquetes de fideos blancos, galletitas y alimentos muy industrializados que no tienen vida.

Agregar a esa base pobre un suplemento es gastar para nada.
A la hora de buscar en las dietéticas, recomiendo el propóleo. Viene en tintura madre y mejora muchísimo la inmunidad. Incluso podría llegar a disminuir la cantidad de virus que normalmente podríamos llegar a tener ante un resfrío común y silvestre.

También está la equinácea, también en tintura madre, y los suplementos con vitamina C. Cumplen el mismo fin: fortalecen el sistema inmunológico.

Si realizamos una alimentación que tenga jugo de limón, frutillas, brócoli, hojas verdes, ya estamos incorporando de una manera muy natural la vitamina C. Ella se pierde con mucha facilidad, entonces hay que consumirla durante el día.

Mi consejo es alimentarse con productos naturales, que tienen una buena calidad de nutrientes.

Comentarios