Cárceles en Río Negro: pidieron suspender las visitas por el coronavirus

El coronavirus tiene en vilo a la provincia de Río Negro y una preocupación es qué va a pasar con la población carcelaria. Hugo Cecchini, director del Servicio Penitenciario Provincial señaló que se pidió al Ministerio de Salud la suspensión de los horarios de visitas mientras dura la cuarentena.

“Hasta ahora no hay sospechosos en los penales y convendría no recibir a nadie para que se mantenga este panorama pero la medida la va a tomar Salud Pública”, expresó el funcionario. Anticipó que por la tarde tendrán novedades sobre el protocolo que se aplicará en los penales de la provincia.

Cecchini informó que también se propuso como segunda alternativa que se desdoblen en distintos turnos de menor tiempo. Además “que no ingresen mayores de 60 años y embarazadas”.

El titular del Servicio Penitenciario dijo que las visitas se suspendieron en algunos establecimientos que tienen menor cantidad de internos pero en los grandes penales todavía no “para evitar conflictos aunque si se desdoblaron a tres turnos por día. Una sala de visita que albergaba 50 personas hoy no puede tener más de 20”.

En el Servicio Penitenciario hay 1.400 internos y más de 1.000 empleados. Solo en Roca hay 300 presos al igual que en Viedma.
También está la cárcel de Bariloche, Cipolletti, Choele Choel y Pomona.

Cecchini señaló que informaron a Salud sobre la cantidad de personas que hay por turnos y sobre que medidas preventivas tomar.
“Nos pidieron mantener la higiene en cada turno de visita, se están enviando elementos de limpieza para que puedan desinfectar con lavandina y alcohol”, dijo.

Señaló que la semana pasada se estuvo repartiendo en toda la Provincia y se sigue reforzando los insumos. “Se va a cuadruplicar el presupuesto porque se aumentó la cantidad de veces que se limpia por día”, detalló.

El funcionario informó que se compraron toallas descartables porque se recomienda usar cada vez que hay que lavarse las manos y no una de tela. “Nunca tuvimos toallas descartables pero debido a esta situación las tuvimos que comprar”, explicó.

También señaló que se están haciendo las gestiones para conseguir termómetros y tomar la temperatura del personal y de las visitas que llegan.
“A los internos se le realiza un control rutinario”, dijo.

Comentarios