Denunció que la drogaron en un taxi, pero escapó y se salvó

Una joven de 24 años oriunda de Centenario denunció ayer que fue víctima de un ataque dentro de un taxi de Roca, cuando se dirigía desde la casa de una de sus amigas en calle 97 Bis de las 140 Viviendas, a la parada de colectivos interurbanos para volver a su casa.

Laura -la denunciante- dialogó con «La Comuna» y contó en primera persona el estremecedor relato de lo ocurrido la noche del domingo a bordo de un taxi, que rápidamente se hizo viral en redes sociales.

Según denunció en la Comisaría 5° de Centenario, luego en la Unidad Fiscal Temática N° 5 de Roca y públicamente a través de su Facebook; habrían intentado drogarla con un spray «tipo burundanga» dentro del auto. Según su propio relato, pudo escapar a tiempo.

«En el camino el taxista no dejaba de verme por el espejo retrovisor mientras apretaba varias veces un dispositivo. Antes de llegar sentí un sonido de spray en el lado izquierdo de mi rostro, como viniendo de la cabecera del asiento. Empecé a sentirme mareada y que mi cuerpo se dormía, casi no coordinaba los movimientos y sentí que me faltaba el aire», contó la joven indignada.

En su testimonio, Laura contó que reaccionar a tiempo le permitió abrir la ventanilla y así poder respirar; lo que habría sido la clave para salvarse de alguna situación peor.

«Después de eso, escuché al taxista decir en voz baja ‘nos cagó’. Me asusté y salí corriendo cuando el auto paró. Vi el cole, lo detuve y pagué como pude porque apenas podía controlar mi cuerpo. Ni bien me senté deje de sentirlo, no podía moverme y tenía miedo a desmayarme. Me mordía el labio y la lengua para mantenerme consciente», sentenció. Así pudo llegar a su casa estabilizándose de a poco.

«Hice la denuncia en Centenario alrededor de las 00:30 que fue a la hora que llegué, me secuestraron la campera para hacer pericias toxicológicas y me pidieron que fuera a Roca, dónde realice la ampliación de la denuncia ayer a la mañana», comentó a este medio.

«Me dijeron que más tardar una semana me llamaría el fiscal de la causa y me informaría sobre el caso», concluyó la joven y agregó que el propósito de su denuncia es «no sólo para que se haga algo sino para prevenir a otras chicas de esta situación».

«El terror que sentí y la adrenalina fueron los únicos que evitaron que me desmayé y no se lo deseo a nadie»

Hace un poco más de dos meses, una joven había denunciado a la misma empresa por exhibición obsena dentro de un taxi, por un chofer que se masturbó delante de ella mientras viajaban a solas. (ver nota aparte). Finalmente, esa denuncia fue desestimada.

Comentarios