Cuesta conseguir medicación en los centros de salud

Nélida Arcos vive de la cría y venta de pollos de chacra. Padece problemas de salud como diabetes, hipertensión y colesterol alto por lo que requiere de medicamentos como Enalapril (hipertensión), Simvastatina (colesterol), Hidroclorotiazida (diurético), Ranitidina (protector gastrico) entre otros.

Cada mes Nélida se acerca al puesto de salud de Mosconi, para retirar la medicación, que no siempre llega en tiempo y forma.

“El año pasado hubo como cuatro meses sin recibir esos medicamentos y no puedo estar un día sin tomarlos. Lo poco que ganaba con la venta de pollos lo tuve que utilizar en la compra de estos remedios, que cada vez están más caros. Hay veces que esa medicación no llega al centro de salud y me tengo que ir hasta el hospital para que me la den en la Farmacia. Eso significa cerca de $40 si voy en colectivo sola, pero lo tengo que hacer , no puedo quedar sin medicación. Prefiero quedarme sin comer”, asevera Nélida, que vive en las afueras de barrio Mosconi.

Este medio supo que hasta ayer los remedios para pacientes crónicos no habían llegado al puesto de salud de ese barrio.

Nélida toma varias pastillas que no siempre llegan al centro de salud.

En Villa Obrera, Susana tiene problemas similares a los de Nilda y a pesar que los siete medicamentos que debe tomar cada mes no llegan al centro de salud, ella igual se muestra agradecida. “A veces hay trabas, pero no me importa tener que ir caminando al hospital a buscarlos. Lo importante es que me los den”, dijo la mujer.

Desde el puesto de salud de Villa Obrera comentaron que la medicación llega, pero no en la cantidad que debería. “De todo lo que pedimos, siempre nos envían la mitad”, dijeron.

Todos los meses tengo la incertidumbre. No sé si llegarán o no los remedios al puesto de salud”. Nélida, vecina Mosconi

La falta de medicación no es nueva, pero pocos se animan a contar las situaciones que se generan con los faltantes. Algunos médicos que aceptaron hablar con “La Comuna” pidieron reservas de sus nombres y centros a los que pertenecen.

Uno de ellos manifestó que todo lo sucedido con respecto a la falta de remedios ha sido reportado al hospital, pero los problemas siguen.

P- ¿Cómo hace un profesional cada vez que indica una medicación pero no la tiene en su sala?
R- Nosotros lo que hacemos es derivarlo a la farmacia del hospital, donde tampoco hay demasiado stock. Al paciente sólo le quedan dos opciones: o la compra por su cuenta o no la tiene. La mayoría de las veces no puede seguir con el tratamiento.

Así lo afirmó un médico de la zona norte. Algunos mencionaron que la falta de medicamentos, tanto del Prozome como del Remediar o CUS (Cobertura Universal de Salud) suelen ser temporarios.

“Por ejemplo, durante algunos meses no tuvimos anticonceptivos inyectables. Una vez que eso llega empieza a faltar otra cosa y así es todo el tiempo”, mencionó.

En puesto de Chacra Monte indicaron que en ocasiones les han faltado insumos básicos, como Ibuprofeno o Salbutamol. “Eso es para nosotros oro en polvo”, compararon.

Ante la falta de medicamentos la gente tiene dos opciones: compra el remedio por su cuenta o no lo tiene”. Médico

Agregan que es muy difícil decirle a los pacientes crónicos que no hay suficientes remedios o que para obtenerlos tiene que ir a buscarlo a la farmacia del hospital.

Este medio hizo una nota similar a mitad del 2017 y los resultados fueron casi los mismos: poca medicación en las vitrinas de los puesto sanitarios.

“En mi centro tengo unos 200 pacientes fijos por mes y me llegan remedios para 30 personas. Incluso suelen mandar muestras gratis que envían los laboratorios para compensar el faltante que debiera enviar el Estado”, criticó una de las voces consultadas.

En ocasiones faltan insumos básicos como Ibuprofeno o Salbutamol, para nosotros es oro en polvo». Médica rural

Farmacia

“La Comuna” visitó la semana pasada la Farmacia del hospital, donde se pudo ver a más de 25 personas haciendo cola. La mayoría de ellas eran de barrio Nuevo.

“Lo que pasa es que en la salita del barrio no hay tanta medicación. El doctor nos da la receta y tenemos que venir al hospital a buscar el remedio”, comentó una mujer, mientras mostraba dos tabletas de medicación para las alergias.

Otra mamá con dos pequeños en su brazos también indicó que a sus chicos les aparecieron puntitos en la piel y que desde el puesto sanitario de barrio Nuevo la enviaron a buscar la medicación a la farmacia del hospital porque allí no la tenían.

“Tenemos una sala, pero no siempre hay remedios, así que nos tenemos que tomar el colectivo hasta el hospital si queremos conseguirlos”, relató la señora.

No hay remedios para pacientes con obras sociales

Un problema aparte tienen las personas que cuentan con obras sociales.

“Nosotros atendemos a gente que tiene la obra social de la Fruta, pero no podemos darle medicación. Es una normativa relativamente nueva. El problema es que la obra social sólo les cubre tres meses y el resto del año quedan sin cobertura, pero no les dan la baja y en el sistema figura que sigue bajo ese régimen. Eso imposibilita que le demos la medicación”, explicaron en Villa Obrera.

Otras obras sociales como Osprera o Ipross, tienen muy bajo descuento en medicamentos y a familias de escasos recursos no les alcanza para comprarlos, por lo que deben asistir al hospital.

  • El hospital atiende casi a un 50% de personas con obras sociales, pero no les brinda medicación

Para la Dirección del hospital no faltan remedios

La directora del hospital, Ana Senesi y el equipo de profesionales del DAPA, recibieron a “La Comuna” para abordar la situación de los remedios en los barrios.

En ningún momento el equipo admitió que exista faltante de medicamentos hacia los centros de salud, aunque manifestaron que existe un “crecimiento importante en la población” local y extranjera a lo que se ha sumado casi en un 50% las personas que tienen obras sociales.

Si bien quienes tienen obras sociales son atendidos en los centros de salud y en el hospital, no reciben medicación, a no ser que esten internados.

“A veces los que más se enojan son los que tienen obras sociales y pretenden que le des la medicación sí o sí”, dijo uno de los profesionales, quien opinó que existe un “abuso en el pedido de medicamentos y que “el sistema no debería solventar algunos analgésicos y antibióticos que son de venta libre, pero esta es una opinión personal”, aclaró Sebastián Wilde.

Respecto de dónde llegan medicamentos al hospital explicaron que se reciben del Prozome, del Remediar o CUS y cuando no llegan de estos sectores son comprados por la administración del nosocomio.

“Nuestro hospital gasta entre $500 y $600.000 por semana en la compra de remedios. La gente se va del hospital con todos los medicamentos y eso no pasa en otras provincias. Si el paciente lo necesita, lo compramos”, afirmaron.

Nosotros le damos cobertura médica a todo el mundo, incluso a los extranjeros y a los que tienen obras sociales, cosa que no ocurre en otras provincias”. Ana Senesi

También aseguraron que cada 15 días los centros asistenciales de los barrios reciben la medicación que necesitan. “Ellos hacen el pedido de acuerdo a sus necesidades y nosotros la enviamos”, dijeron. Sin embargo en los centros sanitarios dijeron que eso ocurre una vez al mes.

Consultados sobre cuántos medicamentos se envían desde el Prozome, respondieron que son alrededor de 20 entre los que se encuentran: paracetamol, glivencamida (diabetes), ranitidina, ibuprofeno, sulfato ferroso, diclofenax, entre otros.

En cuanto al Remediar, dijeron que “la entrega no la hace el hospital y que llegan desde Nación al centro de salud mediante el coordinador provincial de apellido Cuello”.

Medicación del Prozome

Según información brindada por el mismo hospital, desde el Prozome (medicación que se envía desde el laboratorio de la provincia) llegan sólo unos 20 medicamentos entre los que se encuentran:

  1. Paracetamol
  2. Glivecamida
  3. Enalapril
  4. Ranitidina
  5. Diclofenac
  6. Ibuprofeno
  7. Sulfato ferroso

Comentarios