¿Cuánto cuesta abrigarse en el invierno?

Carlos Castillo
castillocar30@rionegro.com.ar

“La Comuna” salió a recorrer comercios de la ciudad que ya ofrecen indumentaria para combatir el frío. Hubo aumentos con respecto al 2017 pero hay opciones para todos los bolsillo.

“Tengo tres hijos y con el sueldo de la temporada salgo a comprar la ropa para todos”, dice un hombre apoyado en el mostrador de una tienda céntrica. Mientras él espera, su esposa recorre junto a una vendedora los muestrarios de camperas.
La tarea es cada vez más común, según avanza el frío. El problema no es salir de compras, sino cuánto se gastará.
Algunos ya hablan de porcentajes que van de un 15 a un 30% superior a los promocionados en invierno del 2017, aunque todo depende de local dónde se compre, las marcas o la calidad que uno desee para una prenda.
“La Comuna” salió a recorrer algunos comercios de la ciudad para ver cuánto costará abrigarse en esta nueva temporada invernal.
Julio, dueño de la tienda Julio César asegura tener los mejores precios ya que su política es lograr que su comercio este siempre con gente. “Nosotros vendemos prendas de calidad y a bajo costo. No me sirve de nada tener el local vacío, prefiero vender más barato, que no vender”, dice Julio, como revelando el secreto de su negocio que ya lleva 23 años en la ciudad.
Para vestir a un niño, de entre 5 y 12 años, los valores son los siguientes: pantalón de buzo (van de 100 a 250 pesos, según la calidad); pullover (250- 420); remera (220- 240), medias (45), camperas de abrigo ($1150-1290) gorro ($85) y guantes y bufanda por $120. Esto significa que vestir a un niño con ropa de invierno cuesta como mínimo $2.200.
En el caso de una persona mayor, los precios son los siguientes. Un pantalón de buzo cuesta entre $495 y $550, pullover ($590), campera de buzo ($790-$890), campera de abrigo ($1490-$1650), camisa ($339-$360), pantalón de Jeans ($490) pantalón de vestir ($550). En este caso la ropa de abrigo para un hombre o mujer ronda entre los $3150 y los $3.500.
Considerando estos números, una familia tipo, padre, madre y dos hijos, abrigarse puede costar como mínimo $10.000.
Otro local de calle Tucumán, entre avenida Roca y España, que prefirió reserva de su nombre, brindó precios de camperas de mujer a $900 la más económica, igual precio para las camperas de hombres. Las más caras alcanzan valores de $2500. En el caso de los suéter para hombres van de los $700 a los $900, mientras que para las mujeres van de los 300 a los 635. En este local una camiseta térmica cuesta 200 pesos y una calza frisada 150.
Otro de los locales visitados por este medio fue El Coloso, donde se pudieron observar varias ofertas.
Una de las empleadas mostró las opciones para vestir a un niño o niña con el menor gasto posible.
Una campera forrada con polar, talle 10 tiene un valor de $1.300, una camiseta térmica manga larga vale $199, al igual que un buzo con friza, mientras que un pantalón, también de buzo cuesta $200. Si a eso le sumamos un suéter de $199, ya hemos sumado más de $2.000.
El valor aumentará si le agregamos un calzoncillo largo para niños, $229 o un vaquero que ronda los $400.
En el caso de camperas para hombres una campera con impermeable vale $1.300, aunque también existen otras como las camperas de algodón o de polar a $500. “Algunos precios quedaron igual que el año pasado”, asegura una empleada, mientras muestra un saco de paño con valor de $1800.
En el caso de las mujeres, una campera matelasse arranca en los $799, una calza de corderoy vale $499, una frisada $299, las medias térmicas salen $149 y una camiseta ronda los $180. Hay que aclarar que los precios brindados son los más accesibles y de buena calidad, sin tener en cuenta las marcas líderes que encarecen las prendas y ciertos talles.
Para el caso de bebes, el comercio ofrece ofertas de entre 100 y 200 pesos, mientras que un conjunto de abrigo astronauta tiene un valor de $1000.
Los primeros fríos obligan a pensar también en frazadas. En este caso se pueden encontrar desde los $500 a los $1000, según la calidad , mientras que un acolchado cuesta unos $1.300.

Puestos callejeros
Una opción económica para prendas menores suelen brindarla los vendedores ambulantes o los puestos callejeros.
En estos lugares se consiguen gorros a $100, guantes de lana a $70 y medias por $40 el par o $100 los tres pares, invita a comprar en forma insistente uno de los vendedores.

Tiendas bolivianas
En los últimos años las tiendas atendidas por familias bolivianas a ido creciendo desde los sectores más alejados de la ciudad hasta instalarse como una verdadera opción en pleno centro de la ciudad, aunque con prendas de marcas plagiadas.
“La Comuna” visitó estos comercios y allí se pudieron ver los siguientes precios: campera de abrigo por $800, buzos desde $350 a $480, remeras para niños de $180, remeras manga larga a $250, camisas por $280, gorros de lana $170 y bufandas de lana a $150.

Marcas y altos precios

Quienes tienen mayor poder adquisitivo o son amantes de las grandes marcas buscan prendas de abrigo sin importar su valor.
Para estas personas, abrigarse en este invierno tiene estos costos: Una campera básica en una tienda de Avenida Roca, entre Tucumán y Mitre cuesta $2.500, mientras que una de plumas vale $4.000 y una de montgomery de paño ronda los $7.000.
Un suéter de hombre va de los $1.500 a los $2.000 y un par de medias cuesta $250.
Similares precios se pueden encontrar en otra tienda de avenida Roca, Alpha Deportes.
Allí una campera va de los $4.100 a los $9.500 de marca The North Face, mientras que otra más sencilla impermeable marca Soft Shell vale $4.500, un micropolar $2.380, En cuanto a medias térmicas, el valor es de $390 y las comunes de $300. Un gorro en esta tienda vale $1.100.

Datos:

10.000 pesos promedio cuesta abrigar a una familia compuesta por dos adultos y dos niños.

2.100 pesos es el valor promedio para vestir a un niño con: campera, pullover, buzo, remera, medias, gorro, bufanda y guantes.

20% de aumento promedio es hasta el momento el de la ropa de abrigo respecto a la temporada 2017.

Frazada corta

Prepararse para el invierno no es fácil, sobre todo cuando el sueldo tiene cada vez menor valor adquisitivo.
Un trabajador rural por ejemplo tiene un sueldo que ronda entre los ocho y los nueve mil pesos. Y si vestir a un niño cuesta alrededor de $2.000, eso significa que debería gastar casi el 50% de su sueldo para abrigar a dos niños.
Un trabajador municipal tendrá que hacer un gasto similar, ya que tienen sueldos que van de los $7.500 a los $10.000. En el caso de un docente, con al menos cinco años de antigüedad, no superará los $13.000, por lo que abrigar a un sólo hijo le insumirá casi el 15% de su sueldo.
Si una persona logra obtener un sueldo de $20.000, deberá destinar el 50% de sus haberes para abrigar a dos adultos y dos niños, sin contar el calzado.
Si se hiciera una comparación con otros productos, vestir a un niño equivale a 10 kilos de asado , o hacer el pedido de alimentos (no frescos) de todo un mes o cien boletos de colectivo urbano.
Para aquellos que gustan de priorizar la tecnología, podríamos decir que abrigar a cuatro personas de una familia equivale a la compra de dos celulares de $5.000.

Comentarios