Cuál es la situación del servicio doméstico

Desde el Sindicato de Personal Doméstico de Río Negro y Neuquén indicaron que sus agremiadas comprendidas en la Resolución 207/2020 del Ministerio de Trabajo, deben permanecer en cuarentena en sus hogares y percibir la totalidad del salario.

De todas maneras, muchas de ellas no recibieron sus sueldos como corresponde, incluso otras fueron despedidas por no concurrir a sus puestos laborales.

De las cinco categorías que nuclean al personal doméstico, la obligación de presentarse a cumplir funciones solo rige para las cuidadoras de ancianos y personas desvalidas cuya atención no puede ser abandonada. Pero aun así, la realidad que frecuentan las empleadas es compleja.

Esta cuarentena nos sirvió mucho como sindicato. Hoy las compañeras son las que reclaman y se asesoran para hablar con el empleador. Es un orgullo enorme.

Sonia Kopprio, Secretaria General.

Un gran porcentaje de empleadores acercaron la remuneración a los hogares de su personal, pero otros no respetaron las pautas acordadas en paritaria, principalmente la de pagar el mes entero que acaba de concluir, pese a los días de cuarentena en que las trabajadoras no tuvieron actividad.

“Deben cobrar sus haberes de marzo completos y con un 5% de aumento. Con los haberes de abril, se les tendrá que sumar un porcentaje similar. Además, en la región se les deberá abonar un 25% por zona desfavorable”, afirmó Sonia Kopprio, secretaria general del Sindicato de Personal Doméstico de Río Negro y Neuquén.

Desde el gremio aseguran que empleadas han perdido su vinculación laboral y resolvieron intimar a la parte patronal con telegramas bajo el amparo de la resolución presidencial.

“Hasta que no pase esta situación de la cuarentena no se puede despedir a nadie y las empleadas domésticas debemos quedarnos en nuestros hogares”, sostuvo Kopprio.

Un aumento del 5% estaba previsto para el salario de marzo y otra cifra similar deberá pagarse por abril.

A su vez, desde la Comisión de Casas Particulares a nivel nacional están evaluando los lineamientos del regreso de las trabajadoras después de la cuarentena.

Mientras tanto se contemplan consideraciones de ambas partes, para asegurar la estabilidad laboral de un promedio de 1.700.000 puestos de trabajo, de los cuales 500.000 son trabajos registrados, y 1.200.000 son en negro.

“Tenemos compañeras con enfermedades de alto riesgo, con diabetes o que son mayores de edad y que no pueden concurrir al trabajo”, enfatizó Kopprio.

Los trabajadores informales sufren un duro golpe, en términos económicos, provocado por el daño colateral devenido del aislamiento y la cancelación de actividades.

Diariamente el sindicato recibe entre 40 y 50 llamadas de distintas empleadas de Río Negro y Neuquén en la cual manifiestan sus reclamos y piden orientaciones ante las situaciones de vulnerabilidad.

Pero, son varios los reclamos que llevan adelante desde el sindicato, y algunos tienen larga trayectoria.

Muchos empleadores no facilitan los elementos de protección, y sumado al bajo salario, es imposible para el trabajador poder acceder a ellos.

“En muchas casas no facilitan guantes, ropa o calzado. Y exigen limpiar con mucha lavandina o líquidos que son muy tóxicos y que queman las manos”, aseguró. También, afirman maltratos psicológico y físico por el mismo género, sumado a la explotación laboral. “Tenemos denuncias con certificado médicos y fotos. Es muy triste hablar en el siglo 20 de lo que viven las trabajadoras de casas particulares”, comentó la referente gremial.

La única categoría exceptuada “con pinzas”

Durante este período de aislamiento social preventivo obligatorio, solo una de las cinco categorías de trabajo en casas particulares quedó habilitada para ir a cumplir tareas.

Se trata de la categoría 4, que incluye a quienes cuidan a otros, ya sea a niños, a ancianos, a enfermos o a personas con discapacidad.

La recomendación que surgió desde la comisión que regula el trabajo doméstico a nivel nacional es que, más allá de que el trabajo esté permitido, haya un diálogo previo entre las partes, para definir si realmente hay necesidad de la asistencia, considerando, entre otras cuestiones, la situación de la familia empleadora y de la de quien trabaja, y los riesgos que implican los traslados, sobre todo si son en medios de transporte públicos.

En cambio, no hay ninguna excepción para cumplir con el aislamiento en los casos en que el trabajo doméstico esté comprendido en las categorías 1 (supervisores de las tareas en el hogar); 2 (personal para tareas específicas, como cocineros y jardineros); 3 (caseros), y 5 (tareas generales).

Ingreso Familiar: en qué casos las alcanza

Las trabajadoras de casas particulares, registradas o no, reciben el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) de 10.000 pesos solo en el caso de que ningún otro miembro de su grupo familiar cuente con un salario, jubilación, salario social complementario o plan de trabajo. A su vez, para las personas que no tienen una cuenta bancaria, el Anses está trabajando en la implementación de un sistema de pagos a través de Banco Nación o el pago en efectivo en oficinas del correo.

Comentarios