Coronavirus: el médico que se contagió no tuvo contacto con pacientes

El médico de Roca con Coronavirus cumplió con las pautas de aislamiento una vez que regresó a la Argentina desde el exterior y no tuvo desde entonces contacto con pacientes.

Así lo aseguraron desde el Sanatorio Juan XXIII, institución en la que trabaja el joven de 31 años y donde se encuentra internado desde el 23 de marzo, cuando tuvo los primeros síntomas compatibles con la enfermedad.

Desde el centro médico privado dieron información oficial sobre la situación, a partir de las dudas sobre el riesgo de contagio expresadas en forma insistente en redes sociales y en los foros de diferentes medios de comunicación.

“La persona internada con antecedentes de viaje al exterior, realizó el aislamiento domiciliario desde su llegada a la Argentina y cumplió con los pasos correspondientes ni bien presentó los primeros síntomas. Su estado de salud actual es favorable y se encuentra aislado en la institución con todas las medidas de seguridad de acuerdo a los protocolos y recomendaciones vigentes”, explicó un comunicado emitido hoy.

“Sanatorio Juan XXIII desea transmitir a la comunidad que esta institución toma las medidas pertinentes para garantizar la seguridad de todos los pacientes y del equipo de salud”, puntualizaron desde la institución.

Lo que también ratificaron médicos consultados por «La Comuna» es que no existen razones para difundir su identidad, porque dar a conocer su nombre va en contra de la ley 26.529, de Derechos del Paciente en su Relación con los Profesionales e Instituciones de la Salud.

En su artículo 2 inciso C, esa norma prevé que toda actividad médico – asistencial tendiente a obtener, clasificar, utilizar, administrar, custodiar y transmitir información y documentación clínica del paciente debe observar el estricto respeto por la dignidad humana y la autonomía de la voluntad, así como el debido resguardo de la intimidad del mismo y la confidencialidad de sus datos sensibles, sin perjuicio de las previsiones contenidas en la Ley Nº 25.326”.

Entre esas previsiones de la Ley de Protección de los Datos Personales están las cuestiones de salud pública, pero igualmente deben protegerse los datos del paciente.

La norma establece la posibilidad de que se brinden los datos clínicos, pero garantizando siempre el anonimato de la persona.

OPINIÓN

Otra vez, el peligroso linchamiento social

Hace poco éramos 40 millones de técnicos de fútbol. Desde marzo somos 40 millones de infectólogos. Y lo singular es que varios millones también son jueces en las redes.

Pocos preguntaron si el médico de Roca se aisló al llegar al país. Fue más fácil viralizar su foto, su nombre. Condenarlo impunemente.

Aportar desde el lugar de cada uno en la pandemia también implica pensar dos veces antes de postear.

No somos todos técnicos. No somos todos infectólogos. No seamos irresponsables.

Comentarios