Coronavirus: 6.000 trabajadores golondrinas no saben cuándo podrán volver a sus casas

Al menos 6.000 trabajadores golondrinas del norte que están en Río Negro no saben cuando podrán volver a sus casas en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus. El secretario de UATRE en Roca, Sergio Alarcón, señaló que le piden a los cosechadores que no se vayan de las empresas porque si salen del Alto Valle podrían quedar varados en otras provincias.

Hoy el presidente Alberto Fernández prorrogó la suspensión de los viajes de colectivos de larga distancia hasta el 31.
“Le exigimos a las empresas que no saquen a ningún trabajador y que les entreguen todos los elementos de seguridad e higiene”, dijo.
Alarcón mencionó que muchos terminaron sus labores de cosecha. “Queda un poco de manzana y el mes que viene tendría que comenzar la poda”, señaló.

El líder gremial informó que hay trabajadores de Salta, Santiago del Estero, Tucumán, Entre Ríos y Corrientes. Solo en Roca hay 2.000 golondrinas.
“Las empresas quieren subirlos a un colectivo y que quedan varados en otra provincia y no hacerse cargo”, acusó.
Agregó que “hay un documento dando vueltas que dice que los trabajadores tienen el permiso para viajar pero no se puede”.

Señaló que una vez que tengan la autorización oficial van a tener que someterse a una inspección rutinaria, “se les va a tomar la temperatura”.

Alarcón dijo que en la mayoría de las compañías de fruta no hay elementos de higiene y que unos pocos solo tienen lavandina. “Desde Uatre conseguimos muy pocos insumos”, informó.
El sindicalista dijo que los cosechadores no usan guantes, “el infectólogo informó que no sirven, solo lavarse las manos”.
Mencionó que los trabajadores llevan su jabón.

En cuanto al transporte de los empleados, “las chatas están permitidas pero tienen que tener barandas y bancas arriba”, remarcó.
El secretario explicó que en plena temporada de cosecha hubo unos 22 mil golondrinas del norte. “Se volvieron 12 mil porque ya habían terminado sus labores antes de la cuarentena”, dijo.

Alarcón expresó que el gremio siempre se mantuvo en contra de la medida nacional de trabajar. “Ahora la fruta pasó a ser alimento necesario ante una pandemia y los trabajadores nuestros son obligados a ser solidarios con las empresas”, dijo.

“Cuando termine la cosecha esperamos que las empresas también sean solidaria, no vamos a dejar que suspenden a ningún trabajador que tenga que seguir laburando después de la cosecha”, anticipó.

Luego de la cosecha vienen 10 días de limpieza y debería comenzar la temporada de poda, aunque hay mucha incertidumbre por la crisis del coronarivus. “No queremos que los suspendan, sino que estén activos” reiteró. 

Comentarios