Controles con termómetro láser en los súper de Roca

La cuarentena obligatoria por el coronavirus modificó los controles de seguridad en los ingresos de los supermercados. En las grandes cadenas pusieron marcadores en las veredas para que se respete el distanciamiento social. Adentro desinfectan las manos de los clientes y carros de compras. Otros comercios sumaron controles de temperaturas.

En un supermercado chino, ubicado sobre la calle Rochdale, desde que comenzó el aislamiento se empezó a tomar la temperatura a los clientes con un termómetro láser.
El control se realiza todos los días. Diana es la dueña del comercio y contó que el aparato se lo envió su familia desde China.

“Allá sobran y acá faltan y son muy caros”, dijo.
Marcelo, a cargo de la seguridad del establecimiento, señaló que si la persona registra 37,5 grados no le permiten ingresar.
“Con 37.5 grados no entrás porque venís con la fiebre encima”, dijo Diana, y mencionó que no concurren al comercio personas de más de 60 años ni niños.

Además desde que comenzaron a realizar los controles de temperatura ningún registro llegó a los 37 grados.
Marcelo explicó que cuando llega alguien con mucha temperatura la pantalla del termómetro se pone roja y suena.

“Ahí directamente no entrás, te cierro la puerta y chau”, remarcó el jefe de seguridad.

Diana nació en la provincia de Fujian, en el sudeste marítimo de China.
Contó que tiene otro supermercado en la calle Jujuy, donde también mantienen las estrictas medidas.
A los clientes también se les desinfecta las manos con alcohol en gel, aunque remarcó que muchos traen desde su casa.

Comentarios