Cómo vive la pandemia el personal de salud

La evolución del brote pandémico motivó la declaración de la OMS de una emergencia de salud pública de importancia internacional. Es así que para administrar el riesgo y lograr contener los posibles cuadros de infección, el personal médico roquense trabaja ante el nuevo patógeno y el espectro de manifestaciones que pueda causar. ¿Cómo llevan día a día el trabajo los médicos en época de pandemia? ¿Roca está preparada para contener el brote del COVID-19?
El Sanatorio Juan XXIII y la Clínica Roca colaboran de manera conjunta con todas las instituciones de salud de la ciudad bajo la comisión de crisis designada, y ponen a disposición toda su capacidad para hacer frente a la pandemia y atender la eventualidad.
El uso de la amplia variedad de medios de transporte propició a que el virus pueda viajar al otro lado del mundo en poco tiempo, y los focos infecciosos aumentaron poniendo en alerta a los sistemas de salud.
“Queremos tratar de controlar una pandemia que la mayoría de los profesionales de salud nunca antes vivió y enfrentó. Es un desafío enorme para el equipo de salud y especialmente de la comunidad que debe escuchar y acatar todo lo que se le pide por prevención”, comentó Daniel Clua, Jefe del servicio de clínica médica del Sanatorio Juan XXIII.
Personal médico, de enfermería, de administración y mantenimiento se preparan para un trabajo integral acorde a las circunstancias, pero desde que surgió el COVID-19 el estado de alerta es permanente para los profesionales que deben determinar si hay que hacer pruebas para su detección.
“Tenemos algún grado de ansiedad. La amplia información a través de los medios y redes sociales repercute en la ansiedad y estrés que se está viviendo en estos días. Más que nada porque todavía no hemos tenido ningún caso en la ciudad”, remarcó Alberto Llancaleo, Jefe de Enfermería UTI Clínica Roca.
El Sanatorio Juan XXIII es un centro de referencia y derivación de toda la provincia, y posee la complejidad para atender a pacientes desde los casos más leves hasta los más graves. Ante la pandemia, la labor sólo pueden realizarlo de manera presencial y en sus mentes la urgencia prima.

“Con el correr de los días nos estamos preparando cada vez mejor”, dicen los profesionales de la salud en la ciudad.

“Cuando voy al sanatorio voy con la mente dividida. Trabajando con los pacientes que están internados y por los pacientes que consultan por otras cuestiones de salud, y al mismo tiempo asistiendo en la organización y previsión de lo que se necesita para poder enfrentar la pandemia y que no nos sorprenda”, manifestó el doctor Daniel Clua.
El ritmo del crecimiento de la enfermedad se actualiza con el número de infectados que mantiene en vilo al país, pero es difícil cuestionar que la epidemia está en fase exponencial.
“Siempre pensamos en un panorama de máxima esperando que ojalá, con el cumplimiento de todas las medidas preventivas, no se llegue a esa situación”, agregó el médico Daniel Clua.
Por su parte, desde la Clínica Roca, confían en que el trabajo en conjunto dará buenos resultados y frenará las subas del índice infeccioso en general. “Con el correr de los días nos estamos preparando cada vez mejor. Infectados van a haber en Roca, de eso no hay dudas. Pero si la curva de contagio es aplanada los sistemas de salud van a poder contener a esos pacientes”, explicó Alberto Llancaleo.

Es un desafío enorme para el equipo de salud y especialmente de la comunidad que debe escuchar y acatar todo lo que se le pide por prevención, aseguró Daniel Clua, Jefe de Servicio de clínica médica del Sanatorio Juan XXIII.

Si bien los recaudos relacionados a la seguridad e higiene para garantizar un máximo cuidado a cada uno de los empleados de turno es crucial, como así también el tiempo y distanciamiento que tienen con cada paciente. En el caso específico de enfermería, donde se controla, medica y higienisa a los pacientes, se torna difícil de sostener.
“No le podemos poner un tiempo a todo lo que realizamos. Pero hacemos mucho hincapié en las normas de bioseguridad que debemos utilizar todos”, argumentó Llancaleo.
A su vez, en los casos con sospecha de coronavirus se trabaja según las normas establecidas por la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud siguiendo los lineamientos del Ministerio de Salud de Nación quién es el que toma las directivas finales de los dos organismos anteriores, al cual se acopla el Ministerio de Salud provincial.
“Los pacientes permanecen aislados con todos los tratamientos de control que requieren hasta realizar el alta oportuno”, mencionó Clua.
La limitación total de las actividades y los desplazamientos se torna difícil de acatar para algunos ciudadanos, propiciando un escenario de mayor conflictividad sanitaria donde la única vacuna que se dispone es el aislamiento social.
Ante los límites por la capacidad física de los nosocomios, priorizan acciones de difusión para la concientización de nuevos hábitos coherentes y responsables con las cuestiones mínimas de prevención. “Hoy a la mañana iba al sanatorio y vi mucha gente dando vuelta. Es ahí donde tenemos que trabajar para que no colapse el sistema”, expresó el Doctor Clua.

“Es una pandemia, esto significa que todo el mundo está involucrado para enfrentarla. Por esto es fundamental tratar de mantener la calma y acatar lo que se pide de forma preventiva”, Daniel Clua,  Jefe del Servicio de clínica médica del Sanatorio Juan XXIII.

Las recomendaciones brindadas desde las autoridades de salud hacen hincapié en la importancia de limpiar bien los espacios compartidos, toser o estornudar al pliegue del codo, lavarse las manos con agua y jabón o usar alcohol en gel, mantener distancia de metro y medio con los demás, y por sobre todas las cosas evitar salir de casa.
A su vez, el uso indebido de los elementos sanitarios refleja la falta de seguridad que es propicio abordar.
“El vecino de Roca está preocupado por su salud, pero a veces, toman medidas que no están aconsejadas”, alertó Llancaleo haciendo hincapié en que la sobreprotección no garantiza inmunidad al virus.
“Andar con guantes de látex o con barbijos n95 qué son únicamente para atender a pacientes internados y que uno va a hacer el abordaje de la vía aérea ya sea por aspiración e intubación, no son medidas recomendable”, explicó.
La OMS recomienda no solo el aislamiento preventivo y medidas de higiene, sino también la realización de test masivos que permitan efectivizar los métodos del aislamiento.
Respecto a los testeos, según las normativas nacionales se pautó una descentralización, esto permitió la reciente habilitación de dos centros de testeo en la provincia. Bariloche y Viedma son las ciudades elegidas donde se podrá realizar las derivaciones pertinentes para el procesamiento de las muestras.
“Hoy es algo que solicitamos para un rápido diagnóstico, porque ésto permitirá a la brevedad liberar camas”, sostuvo Clua.

Cambios para las personas que necesitan dializarse

Su salud no les permite quedarse en casa. Tienen que dializarse, tres veces por semana durante cuatro horas. En el único centro que funciona en Roca son 60 pacientes, que llegan desde todo el Alto Valle e incluso de ciudades de la Región Sur. Y declarada la pandemia de coronavirus, varias pautas preventivas se sumaron a sus habituales cuidados extremos.
Según explicaron desde Fresenius Medical Care, la primera medida adoptada tiene que ver con los traslados hacia el centro ubicado en calle San Juan, entre Mitre y Tucumán.
Ya no hay más viajes en taxis junto a uno o dos pacientes más. Ahora se trata de organizar la llegada y salida en móviles con un solo pasajero.
Luego, antes de arribar a la sala de espera, las personas son examinadas con un termómetro infrarrojo y se los consulta si tuvieron alguno de los síntomas del virus. Después, obligatoriamente, todos tienen que lavarse las manos con alcohol en gel.
Superada esa instancia, llegan al espacio donde aguardan el ingreso para dializarse. “Ese es el momento más complicado, porque estamos tratando de que no haya aglomeraciones de gente, pero en los cambios de turnos cuesta un poco más”, describió uno de los trabajadores del lugar ante una consulta de Río Negro.
Durante las cuatro horas que permanecen en el lugar, los profesionales y agentes que los atienden buscan aportarles información sobre las medidas preventivas para ellos y para sus familiares.
Y finalmente, la salida es solo con saludos verbales. A pesar de la familiaridad que se construye en este tipo de lugares, todos saben que -por el momento- con una buena sonrisa es más que suficiente.

ATE pide que el bono se extienda a otros trabajadores “en la trinchera”

Luego de que el Estado nacional oficializara el pago de un bono de $5000 en abril, mayo, junio y julio para personal de la Salud, que en Río Negro beneficiará a 7000 personas, ATE pidió extender el adicional a otros trabajadores que también se encuentran en la trinchera contra la pandemia.
“En estos momentos, los trabajadores públicos que arriesgan su integridad deben cumplir tareas con la tranquilidad suficiente de que a sus familias no puede faltarles nada”, señaló Rodrigo Vicente, secretario general de ATE.
“Y debemos ser generosos como pueblo. Son los trabajadores de la Salud nuestros héroes, pero también aquellos que a diario sostienen directa o indirectamente el sistema sanitario. Algunos de ellos duplicando su jornada laboral”.
Entre ellos, el personal del Ministerio de Desarrollo Humano y Articulación Solidaria con tareas en hogares de ancianos; el de SENAF en contacto con niños y adolescentes; porteros de escuela que sostienen comedores; y quienes se desempeñan en guardias en otros sectores, que en estos momentos son ámbitos muy críticos.
Asimismo, ATE considera que también deben ser resarcidos los agentes de seguridad (policías y penitenciarios), los empleados municipales con tareas de recolección de residuos, higiene y mantenimiento urbano, y el personal de guardias o que presten servicios escenciales en organismos nacionales.
En definitiva, todos aquellos trabajadores excluidos del asueto administrativo establecido en los decretos de Emergencia Sanitaria dictado por las autoridades nacionales y provinciales.

Comentarios