Comida al paso, pero sin agua

Don Adalberto Córdoba tiene una pequeña parrilla, cerca de Proin, ubicada en Magallanes 62, a la que suelen acudir los camioneros que pasan por ruta 22, cerca del mediodía o por las noches.

Si bien puede ofrecerles una variedad de platos, no puede garantizarles un vaso de agua.

“Desde hace cuatro meses que vengo reclamando ante Arsa para que me solucionen el problema y parece que se ríen de uno. Me dicen que ya van a venir, que lo van a resolver, pero nunca llegan. Directamente no tengo agua”, dice molesto al tiempo que muestra el medidor donde la aguja no muestra ningún movimiento.

“Es una vergüenza, porque la gente quiere pasar al baño y no tengo ni para limpiarlo. Tuve que poner una bomba para obtener algo, pero no es potable”, dice.

Don Córdoba cree que los trabajadores que realizaron el ensanchamiento de la banquina, para que alguna vez se amplíe el asfalto de la ruta 22, han apretado la manguera que impide el paso del líquido, en el movimiento de suelo que realizaron.

Agregó que las boletas le llegan todos los meses religiosamente, pero nadie quiere ir a solucionar el problema que tiene en su negocio y en su casa.

Comentarios