Comercios, los más afectados por los cortes de luz

Por Diego Rodriguez 

Los cortes obligaron a algunos comercios a bajar sus persianas. Tras los extensos períodos sin energía, quienes están a cargo de negocios de distintos rubros contaron cuáles fueron sus pérdidas.

Las más de 20 horas sin energía generaron grandes dolores de cabeza para los comerciantes roquenses, que hicieron malabares para mantener la mercadería y evitar pérdidas que puedan complicar al futuro de sus negocios.

Rubén Arce, dueño de un lavadero en calle Rochdale

“Simplemente no sabemos a que se deben tantos cortes. En el negocio estamos sin luz desde ayer y nos está afectando mucho. Perdimos una gran cantidad de ventas porque los clientes llegan y se encuentran con el local sin energía. En total ya llevamos perdido un día completo de trabajo. Sinceramente no me puse a sacar la cuenta de la plata que no pudimos aprovechar”, explicó.

Estela Seigido, encargada de una pollería en calle Jujuy

“Tuvimos que trasladar todo lo que teníamos a otra pollería acá, donde contamos con un pequeño grupo electrógeno. Es un desastre. No sé lo que están haciendo, nadie nos da una explicación, ya se nos echó a perder gran parte de la mercadería. Por suerte ayer encontramos una estación de servicio con luz para comprar gas oil para el grupo electrógeno pero así es muy difícil trabajar”, enfatizó.

Roberto Martínez, dueño de una carnicería en zona oeste

Foto: Cesar Izza

Parado en la puerta de su local, con las rejas puestas y un claro gesto de resignación contó: “desde ayer estamos sin luz. Ya tuve que tirar los pollos, carne y algunas pastas. Lo mejor es no ponerse a contar cuanto tuvimos que tirar. Encima que la mano esta muy dura en el día a día, tenemos que afrontar estas complicaciones que no ayudan para nada. Me perdí la venta de anoche y ahora lo del día. Así no hay comercio que aguante”, remató con un dejo de frustración.

Alicia, dueña de un kiosco en calle La Plata

Foto: Cesar Izza

“Es un horror el corte, perdemos muchas cosas económicamente hablando. Encima que ya no nos favorece el precio de las boletas de la luz que siempre están aumentando. Perdemos mucho, además de eso la gente ya no viene a consumir las cosas frescas que por lo general atraen a muchos clientes que siempre se terminan llevando otras cosas”, indicó Alicia, quien ayer por la noche tuvo que regalar los helados que tenía en su local para no perder la mercadería.

 

Comentarios