Claudia, la nieta recuperada 117 llega a Roca

Claudia Domínguez Castro visitará la ciudad mañana en el marco de los actos y actividades que se vienen realizando en la región en conmemoración al 24 de marzo. Es la nieta recuperada 117 en 2015 e hija de Walter Hernán Domínguez y Gladys Cristina Castro, ambos detenidos desaparecidos.

Por la mañana, a partir de las 8, se presentará en el Instituto de Formación Docente Continua (IFDC)  mientras que a la tarde, desde las 18:30, estará en la sede de la Universidad Nacional de Río Negro. Ambas charlas serán abiertas y gratuitas para todos los que deseen participar.

“Su llegada la zona tiene que ver con la Red por la Identidad. Muchos de nuestros profesores son parte de ella y lograron hacer el contacto para que pueda venir a contar sus experiencias. Además de los alumnos del Instituto, están invitadas algunas escuelas primarias y secundarias de Roca. Calculamos que van a haber entre 200 y 300 personas”, aseguró Fernando Samuel, director del IFDC.

Con respecto al tipo de encuentro que se dará en los dos establecimientos, Samuel indicó que “las charla no será desde un lugar de estudio sino más desde un lugar de construcción de la subjetividad, de poder verla y escucharla a ella de como ha vivido todo lo que le pasó», aseguró.

«Cualquiera podrá hacer preguntas, justamente porque cuando uno habla de los procesos de construcción de la identidad, de lo que es la memoria no hay nada mejor que poder escuchar estos relatos en primera persona”, indicó el director del establecimiento terciario.

Su historia

Claudia Domínguez Castro conoció su verdadera identidad en 2015, luego de que su familia biológica la buscara durante 38 años.

Sus padres, Gladys Cristina Castro y Walter Hernán Domínguez, fueron secuestrados el 9 de diciembre de 1977 en su casa de Godoy Cruz, Mendoza. Gladys estaba embarazada de seis meses y esperaba su bebé para marzo de 1978.

Según indica la página www.abuelas.org.ar, “desde el momento de la desaparición de los jóvenes, las familias Domínguez y Castro emprendieron la búsqueda. Al enterarse de otros casos como el suyo, la abuela María Assof viajó por primera vez en su vida a Buenos Aires y se contactó con las Abuelas de Plaza de Mayo, donde radicó la denuncia sobre la desaparición del matrimonio y se emprendió la búsqueda colectiva del niño o niña”.

En 1994 una denuncia anónima llegó a «Abuelas» en la que se detallaba de la aparición de una joven nacida en marzo de 1978 en un hogar de una pareja mayor de un día para otro. Pero no fue hasta 2009 que la causa no avanzó, en aquel momento la denuncia fue derivada a la CONADI para que pudieran investigar.

Luego de varios años de espera, análisis y estudios, finalmente el 27 de agosto de 2015 el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) informó que la joven en cuestión era la hija de Walter Domínguez y Gladys Castro.

Comentarios