«Chuleta»: el perro del jardinero que viaja en el capot

Eugenio vive en el primer piso del plan 827 viviendas. Es jardinero y tiene una vieja camioneta azul con la que se gana la vida limpiando jardines.

Durante muchos años su fiel acompañante fue su perro “chuleta” que apenas siente el ruido de las llaves se prepara para bajar las escaleras y subirse al capot o el techo de la camioneta.

“Yo a veces le envuelvo las llaves en una servilleta y el sale corriendo hasta la camioneta y cuando bajo, me las entrega”, relata Eugenio.

El por qué de viajar sobre el vehículo y no adentro, tiene que ver con “titi”, la hija de Eugenio, quien de cachorro lo acostumbró a viajar sobre el capot.

“Una vez nos fuimos al Parque Bíblico, cerca del río y a mi hija se le ocurrió ponerlo sobre el capot. Ibamos despacio y eso le gustó. Desde entonces, cada vez que salimos, él se sube arriba”, dice su dueño.

Muchos vecinos de la ciudad suelen requerir los servicios de Eugenio para limpiar los jardines, al que llaman “el jardinero del perrito”. “La gente ya me conoce así, aunque últimamente “chuleta” ya no me acompaña tanto a trabajar. Está viejo y un poco enfermo. Duerme debajo de mi cama y lo estamos cuidando para que no empeore”, manifiesta con cierto dolor el jardinero.

Cuando “chuleta” anda bien, se sube al capot de la camioneta y desde allí busca pelea a otros perros, que le ladran pero no lo pueden alcanzar, dice riendo el jardinero, que por estos días cuida de su fiel amigo.

  • 17 años tiene el perro que sale a trabajar con el jardinero de las 827 viviendas.

La gente me conoce como el jardinero del perrito, aunque ahora “chuleta” está viejo y algo enfermo”
Eugenio, Jardinero.

Comentarios