Blindarán el municipio ante otra protesta de la CTA y el temor a más hechos de violencia

El municipio amanecerá este martes con una fuerte custodia, para evitar que se reproduzcan los incidentes ocurridos la semana pasada, por los cuales quedó detenido el titular de la Organización de Desocupados en Lucha, Miguel Báez.

Te puede interesar: Periodistas pidieron dejar de lado las actitudes violentas

“Con seguridad, la atención a los vecinos se verá lamentablemente afectada”, informó ayer el intendente, Martín Soria, detallando que se pidió un operativo especial de prevención a la Policía, teniendo en cuenta que la CTA Autónoma anunció que se instalará frente al edificio de calle Mitre “para seguir reclamando alimentos”.

Te puede interesar: Detención de Báez, la responsabilidad de no multiplicar la violencia

Lo llamativo es que la protesta que desencadenó la crisis no fue por la emergencia alimentaria, sino por los terrenos que el municipio cedió en el extremo norte de barrio Nuevo a 22 familias que forman parte de la Corriente Clasista y Combativa.

Más información: Aguiar calificó de «cobarde» y «rata» a un juez

Ese conflicto tiene como protagonista -enfrentando a la CCC- al referente barrial Carlos Goinhex, que además es delegado de ATE en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Te puede interesar: Así irrumpieron los manifestantes de la CTA en el municipio

Esa pertenencia fue la que favoreció el acompañamiento de las demás organizaciones que forman parte de la CTA en la ciudad en la manifestación del lunes pasado, que culminó con destrozos en el municipio y con empleados municipales y policiales como víctimas de lesiones y amenazas.

Más información: ¿Qué delitos le imputaron a Báez?

Ante ese escenario, la Justicia inició una causa penal, que derivó en el pedido de detención para Báez, quien se presentó en Tribunales recién el miércoles al mediodía, luego de 36 horas de búsqueda infructuosa de la Policía para encontrarlo.

Con militantes de la CTA acampando frente a la comisaría Tercera, el jueves al mediodía se llevó a cabo la audiencia de formulación de cargos, en la que se atribuyó al titular de Odel los siguientes delitos: “Daño agravado; amenazas; lesiones; atentado a la autoridad agravado por haber sido cometido por una reunión de más de tres personas y poner manos en la autoridad; perturbación al ejercicio de las funciones públicas; instigación a cometer delitos; turbación a la posesión, todo en concurso real, y en calidad de autor”.

La fiscal jefa, Teresa Giuffrida fundamentó el pedido de la medida cautelar de prisión preventiva expresando que “hay elementos de convicción suficiente para sostener la participación del hombre en los hechos. A lo que se agrega que según los delitos descritos la pena en expectativa sería efectiva”.

Giuffrida mencionó los riesgos procesales. Por un lado, el peligro de fuga, basándonos en que cuando se lo va a notificar del inicio de la causa, se concurre al domicilio, el mismo que fijó en la audiencia, y no fue hallado. “Se verifica en la constancia que figura en el legajo, que la mujer que atendió a personal policial en ese lugar dijo que el sujeto no vive más allí”, dijo Giuffrida.

En la audiencia se explicó además que “no es la única causa que tiene el señor, cuenta con otra similar y surge de sus antecedentes una suspensión de juicio a prueba del Juzgado Federal, en junio de 2018. Allí se detallan como condición para sostener la probation que no cometa nuevos delitos y además que no sean acciones destinadas contra bienes públicos. Por eso insistimos en que, si ha hecho caso omiso a estas medidas, la preventiva no es arbitraria y es proporcional”.

Tras escuchar las argumentaciones de la defensora particular, el juez Maximiliano Camarda, además de tener por formulados los cargos tal como los esgrimió la fiscalía, resolvió el plazo de la prisión preventiva en dos meses.

Esa decisión provocó una dura reacción de la conducción provincial de la CTA Autónoma, con descalificaciones hacia el magistrado y hacia los funcionarios del Ministerio Público, anticipando la continuidad de las protestas para esta semana en el centro de la ciudad.

Hostigamiento a la prensa

No sólo el Poder Judicial fue destinatario de las descalificaciones por parte de la conducción de la CTA.

Los medios de comunicación también fueron blanco de sus expresiones, cuando se afirmó que se estaba brindando un blindaje mediático a funcionarios y que se mostraba como violentos a los que reclaman “para poder comer”. “Violencia es la que generan los políticos que estos periodistas defienden”, lanzó el referente de la CTA y dijo que hay trabajadores de medios que “tienen accesos privilegiados y se creen los dioses”.

“Son simples mortales como cualquiera de nosotros”, subrayó.
Luego de esas expresiones, en la conferencia de prensa del viernes pasado un periodista de “Río Negro” y de “La Comuna”, Luis Leiva, fue víctima de un intento de agresión por parte de militantes de la CTA.

El periodista fue insultado y corrido con la intención de golpearlo, algo que finalmente no sucedió porque otros miembros de la organización frenaron a los agresores. Un día antes, en el marco de la audiencia de formulación de cargos, trabajadores de Canal 10 sufrieron un hostigamiento similar.

Ante esta situación surgió un comunicado, con la firma de casi 40 trabajadores de distintos medios de la ciudad y de la región, en el que se exigió “respeto y dejar de lado las actitudes violentas”.

“Agredir, insultar, correr bajo amenazas de agresiones físicas por la vía pública a un periodista, son todas actitudes que van en el sentido opuesto de la sana convivencia social. Es más lamentable aún que esas acciones, que dejan en evidencia cierto desconocimiento de los preceptos básicos que regulan la libertad de prensa, surjan de dirigentes de organizaciones vitales de nuestra vida democrática, como son los sindicatos u otras entidades civiles”, se afirmó en ese documento.

Ante las recientes actitudes violentas de la CTA se consideró que “debe haber una reflexión sobre estos hechos, porque la violencia verbal es el primer eslabón de una cadena de actitudes que suelen traducirse en violencia física. Entonces, el actuar con prudencia creemos que se hace necesario”.

“De todos modos, más allá del pedido de respeto y prudencia, no dejamos de repudiar estas actitudes con las cuales se pretende condicionar a los periodistas. Recordar la vigencia de preceptos Constitucionales y normas centenarias sobre el ejercicio del periodismo, no deja de ser una circunstancia triste, porque nos habla de claros retrocesos en nuestros vínculos como sociedad respetuosa de las diversidades, incluso en lo referido a la libertad expresión”, concluye el comunicado.

Comentarios