Amenazas, piquete y ocupación en Desarrollo Social

La sede del Ministerio de Desarrollo Social en Roca permanecía ocupada esta noche, por parte de integrantes de la Organización de Desocupados en Lucha (Odel) y del Movimiento de Acción Popular (MAP), grupos que forman parte de la CTA Autónoma.

La medida comenzó por la mañana, cuando se dieron las primeras acciones intimidatorias en el edificio de calle Alsina al 700.

Así quedaron las rejas en las oficinas de Alsina casi avenida Roca.

Pero no fue lo único que hicieron los dirigentes y militantes, que volvieron a amedrentar a la titular del organismo, Miriam Saigg, prendiendo fuego cubiertas frente a su domicilio particular.

La situación fue informada durante la tarde a la Justicia Federal, que temprano había recibido la denuncia penal de Saigg contra el referente de Odel, Miguel Báez. La funcionaria aseguró que el hombre le advirtió “si no te vas, te limpio”, durante el inicio de las protestas en el organismo.

La casa de la funcionaria, con custodia policial.

Saigg ya padeció dos episodios violentos en su casa. En abril de este año militantes del MAP ingresaron hasta la puerta principal y dejaron panfletos agraviantes, además de plasmar mensajes con aerosol.

Lo más grave ocurrió el año pasado, cuando el auto de una de las hijas de Saigg fue sustraído desde el frente de la vivienda y apareció prendido fuego horas más tarde, en la zona norte.

Báez tiene impuestas pautas de conducta por parte de la Justicia Federal, en el marco de un acuerdo de suspensión de juicio a prueba que se firmó a mediados del año pasado y que alcanzó a varios dirigentes de la CTA.

Sin embargo, hoy aseguró que los abogados de la central sindical y obrera le aseguraron que no había ningún tipo de inconveniente para que llevara adelante la manifestación en la sede de Desarrollo Social.

En una entrevista con el programa radial de “Río Negro”, Báez se mostró despreocupado por el accionar de la Justicia y afirmó que seguiría adelante con sus acciones para conseguir mejoras para desocupados y familias con necesidades alimentarias.

La CTA emitió luego un comunicado, acusando a Saigg de distribuir “de manera discrecional los programas de empleo y asistencia alimentaria y material para las familias rionegrinas”. 

“Exigimos la apertura programas de empleo como el salario social complementario y ayuda material, como módulos alimentarios, colchones, frazadas, calzado y vestimenta básica, al menos para los niños y niñas de las miles de familias que participan en los merenderos de nuestras organizaciones”, sostuvo Claudia Reyes, referente del Movimiento de Acción Popular, que habitualmente se moviliza junto a Odel.

Comentarios