Abusó sexualmente de la novia de su amigo y lo condenaron a 7 años de prisión

La Justicia condenó a un hombre de Roca a siete años de cárcel por violar a un mujer, que era pareja de su amigo. El hecho ocurrió el 12 de noviembre de 2016 en la casa del agresor, en el barrio de las 250 Viviendas.

El lunes pasado el Tribunal de Juicio integrado por los jueces Oscar Gatti, Emilio Stadler y Alejandro Pellizón sentenció a prisión efectiva a Antonio Alsina por el delito de abuso sexual con acceso carnal. La declaración de responsabilidad se llevó a cabo el 29 de agosto del año pasado.
Según el fallo judicial la víctima tenía 20 años cuando ocurrió el ataque.

El condenado había ido a bailar junto a su amigo (que es la pareja de la mujer) y otra amiga. La víctima se había quedado en la casa del hombre a cuidar a las hijas de este. Cuando volvió las 5 de la madrugada ocurrió el hecho.

El imputado llegó a la vivienda, comenzó a decirle que la quería, la tomó por la fuerza, la tiró sobre un sillón, la amenazó y la violó”, detalló el Ministerio Público Fiscal.

Según expuso la fiscalía, la víctima se escondió en el interior del baño hasta que llegó su suegra a buscarla.

La mujer le contó lo que había pasado a su suegra y luego hizo la denuncia policial”, señalaron desde el Ministerio Público.

Inmediatamente se aplicó el protocolo para víctimas de abuso sexual en el hospital de Roca.

Entre los elementos que se tomaron en cuenta para dictar la condena el Tribunal consideró el testimonio de la joven, la declaración de la suegra, el informe del médico policial y de la ginecóloga, y un examen de ADN.

El Ministerio Público también detalló que el sujeto le pagó dinero a la joven para que no contara nada de lo ocurridoAdemás la víctima señaló que el condenado la amenazó con matarla si decía algo.

Fuentes judiciales informaron que el sujeto tenía otra condena por un hecho anterior que se dictó en diciembre de 2017.

Esa sentencia fue por violación de domicilio, rapto, en concurso real con privación ilegitima de la libertad. El Tribunal unificó ambas condenas e impuso una pena única de ocho años y tres meses de cumplimiento efectivo.