En tiempos de crisis, los vecinos solidarios colaboran con alimento y abrigo

Por Gisela Figueroa Minchel

Vecinos de Roca se solidarizan para paliar la necesidad fundamental de muchos hogares y llevar un plato de comida a la mesa. La asistencia a un merendero local tras un incendio, y la búsqueda de ropa de abrigo y alimentos para repartir a los más necesitados, son dos actividades solidarias que toman forma.

Mientras se avanza en una nueva fase de cuarentena obligatoria en la lucha contra la epidemia de coronavirus, en muchos hogares el principal enemigo es el hambre. Son muchas las familias en la ciudad que se encuentran sin ingresos económicos en esta cuarentena, y padecen de lo más vital para sobrevivir.

Rocío y Julio llevan adelante el merendero «Los Mirlos», uno de los comedores más grandes de Barrio Nuevo, que desde el 2018 asiste a más de 70 familias con viandas. Anoche, tras un principio de incendio en la cocina, la empresa Camuzzi decidió cortarle el suministro. “A diario son unas 250 personas que concurren al merendero. Anoche cocinamos con fuego de leña para realizar dos ollas grandes de comida”, comentó Rocío Morales.

Te puede interesar: Soria pide flexibilizar las actividades no esenciales, el comercio y la obra privada

La situación es desbordante para la pareja que no haya manera de seguir sosteniendo el merendero bajo estas circunstancias. Desde la empresa de gas les sugirieron la instalación de elementos nuevos en su totalidad para volver a habilitar el servicio y evitar futuros accidentes. “Necesitamos una cocina, caños de gas de cobre, una campana de cocina, un calefactor, y la mano de una mano de obra matriculada que se quiera sumar de forma voluntaria”, explicó Rocío.

Te puede interesar: Poco control y mucha circulación en la ciudad

Los grupos de ayuda siguen creciendo en la ciudad con el fin de auxiliar al comedor que funciona en el patio de la vivienda ubicada en Tortolitas 3575 esquina los Mirlos.

Necesitan recaudar $12.000 pesos para paliar los gastos de refacción, es por esto que abrieron una cuenta bancaria del merendero con CBU 0110279830027976848679 a nombre de Rocío Belén Morales. Quienes puedan ofrecer su colaboración pueden hacerlo llamando al teléfono 0298 154651393 o por la página de Facebook ´Merendero los Mirlos´. “Los vecinos del comedor también salen a pedir colaboraciones, estamos todos muy tristes con esta situación”, concluyó Rocío.

La falta de un plato de comida en la mesa es lo que frecuentemente demandan por redes sociales a una organización de vecinos que se autoconvocan para ayudar a los más necesitados.

Voluntarios de General Roca, es un grupo de 50 vecinos ambientalistas que trabajan hace años en la ciudad con el objetivo de generar conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y recuperar un espacio de esparcimiento.

Las metas se renuevan constantemente. Hoy apuestan a formar una cadena de acciones solidaria para ayudar a distintos sectores de la localidad. Pretenden captar manos en una nueva colecta de alimentos de primera necesidad, ropa de abrigo, calzados, elementos de limpieza y de higiene. “El hambre y frío son grandes golpeadores. La buena voluntad nos une para hacer ésto y continuar con grandes gestos. Todos podemos hacer algo por quién necesite desde el lugar que sea”, comentó Leticia Gavilán, referente de ‘Voluntarios de General Roca’.

El aislamiento y el distanciamiento social marcado por el decreto presidencial es una medida para paliar la curvatura del virus Covid-19. Pero para quienes están desempleados, la única forma en que pueden llevar comida a casa es saliendo de sus hogares para ganarse la vida. Por ésto, desde el voluntariado, realizan una colecta para acompañar a las familias roquenses que hoy padecen una situación económica bastante compleja.

El hambre y el frío son los grandes golpeadores

Leticia Gavilán, referente de Voluntarios de General Roca

Los voluntarios articulan una colecta de alimentos para merenderos y comedores, y colaboran con familias que se contactan por su Facebook en donde solicitan ayuda alimentaria.

Esta es la segunda campaña que lanza la agrupación. La primera fue realizada en conjunto con profesores que integran el grupo de voluntarios. «Entregamos 60 módulos alimenticios con todo lo recaudado entre los vecinos. Los maestros también consiguieron muchas cosas y ellos fueron los que contactaron a las familias vinculadas al colegio para hacer las entregas», explicó Leticia.

Las mayores demandas que reciben en su página de Facebook es de alimentos, y como las donaciones no son muchas, han decidido realizar los días sábados, viandas para llevarles a algunas familias que tienen niños pequeños. «Todos reciben y son muy agradecidos. La necesidad está en todos lados, en cada barrio», comentó la voluntaria.

La colecta es organizada de manera virtual por las redes sociales. Una vez pactada la fecha de entrega con los lugares de destino, avisan a los colaboradores que pasarán por las donaciones para realizar solo un viaje y evitar aglomeraciones de reuniones. “Este grupo está integrado por personas que trabajamos, y no somos de un poder adquisitivo importante. Somos laburantes como cualquiera pero queremos hacer notar nuestra empatía por quién más lo necesita”, concluyó Leticia.

Comentarios