Servicio municipal de colectivos: Ko:Ko hizo la oferta más baja

La empresa Ko:Ko hizo la oferta económica más baja para alquilar sus unidades al municipio de Roca, en el marco del servicio provisorio que anunció el fin de semana el gobierno local.

La apertura de sobres con las propuestas se concretó esta mañana y fueron dos las firmas interesadas en la compulsa. Además de la integrante del grupo Vía Bariloche, la otra documentación llegó de parte de Indalo SA, perteneciente al grupo Autobuses Santa Fe.

De acuerdo a lo informado oficialmente, Ko:Ko pretende 115.000 pesos mensuales por colectivo, en tanto que Indalo puso un precio de 120.000 pesos por cada unidad cedida en forma temporaria al gobierno roquense.

Desde el municipio se informó que, además de la propuesta económica, se analizarán los aspectos técnicos de las unidades cotizadas (año de fabricación, elementos de seguridad, seguros, habilitaciones, etcétera). “Una vez concluido el dictamen de evaluación se definirá cuál de ellas otorgará el alquiler de las unidades al Municipio”, se indicó.

Te puede interesar: Roca tendrá un servicio municipal de colectivos

Por otra parte, desde el Ejecutivo se agregó que tanto Autobuses Santa Fe como Vía Bariloche ratificaron la vigencia de sus propuestas para prestar el servicio concesionario de transporte público de pasajeros en la ciudad a largo plazo.
La novedad del día fue que la empresa Pehuenche -la primera en negociar con la intendenta María Emilia Soria después de la salida de 18 de Mayo- retiró su oferta.

Esta firma, con sede en Cipolletti, había realizado incluso pruebas con sus colectivos en las calles roquenses y fue ubicada por la propia mandataria como una de las dos compañías con las que más se había avanzado en el proceso de contratación directa.

Te puede interesar: Referentes de la UTA y empleados de transporte de Roca analizan una nueva propuesta

Los motivos del abrupto desinterés en convertirse en el nuevo prestador del servicio no fueron informados oficialmente, aunque extraoficialmente trascendió que los conflictos surgidos en los últimos días entre la UTA y el gobierno local terminaron por convencer a los empresarios de que Roca no sería una plaza estable para desarrollar su actividad.