Muerte de Sofía: extendieron la prisión preventiva para la madre y el padrastro

El Juez de Garantías, Maximiliano Camarda, decidió extender la prisión preventiva de Marcos González y Janet Neira, quienes se encuentran detenidos desde febrero de este año tras la muerte de Sofía, la niña que habría sufrido un supuesto caso de abuso sexual y reiterados hechos de violencia que terminaron con su muerte.

Te puede interesar: «Dejen de protegerlos», reclamó el padre a la Justicia

La audiencia se realizó ayer por la tarde en el edificio de tribunales de calle San Luis casi avenida Roca, donde cada una de las partes expusieron los motivos por los cuales los acusados deberían permanecer o no tras las rejas.

Te puede interesar: Ya había una denuncia por malos tratos en la justicia

Los defensores oficiales Oscar Mutchinick y Miguel Salomón (Neira y González respectivamente) solicitaron que los dos imputados puedan esperar el juicio en libertad teniendo en cuenta -entre otros argumentos- que ya se venció el primer plazo establecido en febrero de este año, cuando se le formularon cargos a los acusados. Esa medida vencía los primeros días de agosto.

Por su parte, la fiscal Belén Calarco pidió al magistrado que se extienda por cuatro meses más la medida de detención teniendo en cuenta que todavía falta producir prueba, en particular sobre los resultados de los exámenes realizados al cuerpo de la niña.

Un caso que conmocionó

Sofía, de 4 años, murió a principios de febrero de este año en el Sanatorio Juan XXIII, producto de una peritonitis que habría surgido de los abusos sexuales a los cuales fue sometida. Por el caso y ante la denuncia que presentaron los propios profesionales de ese centro médico, el Ministerio Público Fiscal solicitó la detención de los padres de la niña.

En la audiencia de Formulación de Cargos, la fiscal Belén Calarco solicitó la prisión preventiva de los acusados y requirió que se les impute el delito de abuso sexual agravado, seguido de muerte, por lo cual podrían ser condenados a prisión perpetua. Para la representante del Ministerio Público, las pruebas que surgieron tras la autopsia resultaban contundentes a la hora de determinar los maltratos físicos y los abusos sexuales a los cuales era sometida la pequeña.

Comentarios