Mañana de protestas en Roca: choferes y retirados policiales salieron a las calles

El centro de Roca fue escenario de protestas simultáneas durante esta mañana.

Por un lado, empleados de la empresa 18 de Mayo se movilizaron para reclamar una solución al conflicto del transporte urbano, que los mantiene en vilo porque ninguno de ellos tiene garantizada la continuidad laboral.

La ciudad está sin servicio de colectivos desde el 12 de mayo y a pesar de los anuncios de una contratación directa de una nueva empresa, no hay novedades desde el municipio sobre el escenario futuro.

Sin nuevo concesionario y con la empresa 18 de Mayo fuera de juego, los 82 choferes, mecánicos y administrativos pidieron esta mañana que se agilicen las definiciones y que se preserven las fuentes laborales.

La semana pasada, la intendenta María Emilia Soria no ofreció garantías sobre la totalidad de los puestos, destacando que esa condición estaba prevista en el contrato que 18 de Mayo decidió no firmar y que ahora el contexto era muy diferente.

De esta manera, el gremio UTA resolvió salir a las calles, con una caravana que partió a las 11 desde las dársenas del centro y que culminó en los talleres de la firma que prestó el servicio durante los últimos 18 años en la ciudad.

Haberes congelados desde el 2018

Al mismo tiempo, las calles roquenses tuvieron otra manifestación, protagonizada por retirados de la Policía de la provincia.

Los vehículos partieron desde la intersección de 9 de Julio y San Juan, dirigiéndose hacia el centro para pasar frente a las oficinas de Anses y del PAMI.

El sector empezó a hacer visibles sus reclamos desde mayo, con caminatas y protestas en los organismos nacionales.

Entre los pedidos principales está el de un aumento de los haberes, ya que desde octubre del 2018 están congelados y eso representa casi el 70% de pérdida en el poder adquisitivo de los trabajadores retirados.

La caravana pasó por la calle 9 de Julio, con críticas al comisario general Daniel Jara.

“No se está respetando la Ley de sueldos de la Policía; hay compañeros que cobran 14 mil pesos y no alcanza, no es suficiente el haber percibido y más ante esta crisis. El envío del módulo alimentario (medio litro de aceite, un paquete de arroz, fideo, gelatina etc.) que hizo la gobernadora lo tomamos como una falta de respeto, indigna, porque en el fondo esto significa que está reconociendo nuestras necesidades”, contó uno de los manifestantes la semana pasada.