Lucha día a día y vende rifas para que su hijo pueda escuchar

Karen Onieva, la mamá de Alan, un nene seis años de Roca que es hipoacúsico, continúa luchando para que él pueda recuperar la audición. Primero vendió tortas fritas y canelones y ahora rifas para costear el tratamiento de su pequeño. Gracias a la solidaridad de familias de Neuquén que se enteraron de su caso, el chico ya cuenta con un audífono para realizar el procedimiento previo a la operación a través de la cual podrá recuperar la audición.
Pero es necesario que Alan reciba sesiones de estimulación para completar el procedimiento de adaptación. Karen contó que requiere tres por semana y que todavía esto no puede concretarse con los especialistas de Salud Pública.

“Las estimulaciones auditivas cuestan $3.000 cada una, le comenté al hospital. No puedo estar esperando a que me respondan los mensajes”, expresó preocupada.

La mamá dijo que está buscando a otro profesional que realice las estimulaciones, “lo llevo a mi hijo y pago lo que me pidan. Durante cuatro meses tiene que hacerse estas sesiones”, manifestó.

El esfuerzo de Karen ha dado sus frutos. Cuando la situación de Alan se hizo viral en las redes, una madre de Neuquén le donó el audífono que su hijo necesitaba para el tratamiento previo a la operación. Además también recibió dos aparatos más que fueron entregados por otra mamá también de esa ciudad. Sin embargo estos últimos no fueron compatibles. “Estos audífonos están disponibles para la familia que los necesite”, dijo la mamá de Alan.

Este sábado va a sortear los premios de la rifa que viene vendiendo desde la semana pasada. “El primer premio es una hamburguesa tamaño pizza con papas fritas, el segundo es un set de jardín personalizado, el tercero una bandeja de gomitas dulces, el cuarto una taza de cerámica personalizada y el quinto son dos lavados de acolchado”, contó. Cada número se vende por $150. Los interesados en colaborar se pueden comunicar al número para llamadas 2984 129147 y al celular para WhatsApp 2984 138821.

Comentarios