Llegó el verano y también la gastroenteritis, en esta nota te damos las primeras recomendaciones

Comienza el calor y los vecinos buscan lugares en los cuales aplacar los efectos del sol. Piletas, ríos y canales de riego suelen ser los más elegidos para distenderse y bajar la temperatura del cuerpo. Pero durante esta época del año en que el calor se hace sofocante, aumentan los riesgos de contraer gastroenteritis, una patología que afecta a todos por igual.

Marina Aravena, médica de guardia del Hospital López Lima, afirmó que “durante todo el año llegan casos de gastroenteritis al hospital, aunque es durante el verano cuando aparecen más”.  

Se trata de una inflamación del estómago y el intestino que afecta a chicos y grandes, y suele producir una combinación de vómitos, diarrea, dolor abdominal, falta de apetito y en algunos casos, fiebre.

Aravena indicó que hay dos vías por las que reaparecen los brotes de la enfermedad: virus y bacterias. En niños suele ser más viral y en adultos más bacterianos. Y resaltó que en los adultos se suele transmitir porque no respetan las cadenas de frío en las comidas que consumen. «La transmisión depende del tipo de virus o de bacteria que exista», expresó.

El virus suele contagiarse  de persona a persona al compartir alimentos, bebidas o utensilios para comer o tomar. También al darle la mano, entrar en contacto con las deposiciones de la persona infectada y al consumir agua o alimentos contaminados.

En esta época en que la gente empieza a meterse a los canales de riego, a las piletas, hay que prestar atención. No hay mantenimiento y son un gran foco de infecciones” sostiene Gonzalo Cromba, referente de Bacterología del Hospital López Lima.

El profesional aseguró que resulta sumamente necesario respetar las recomendaciones que se hacen todos los años de manera tal de evitar no sólo contraer la enfermedad sino también los brotes masivos que suelen darse en esta época del año.

El Ministerio de Salud de Río Negro recomendó tener en cuenta las siguientes medidas para prevenir el contagio:

-Lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente, siempre después de ir al baño, cambiar pañales y antes de preparar o consumir alimentos.

-Utilizar agua potable o potabilizarla andes de consumir (hervir 5 minutos o agregar 2 gotas de lavandina por litro de agua y dejar reposar media hora).

-No consumir agua de arroyos, ríos o lagos.

-Ventilar diariamente los ambientes durante 2 horas.

-Evitar el contacto con materia fecal, vómitos y saliva de personas infectadas.

-Ante la aparición de síntomas, no manipular alimentos ni compartir vasos, botellas y cubiertos y no concurrir a espacios comunes (natatorios, boliches, medios de transportes, escuelas, trabajos, clubes).

-Separar los alimentos crudos de los cocidos dentro de la heladera y durante la elaboración de las comidas. Lavar minuciosamente las frutas y verduras, especialmente si se consumen crudas.

En la mayoría de los casos los síntomas de la gastroenteritis duran entre 24 y 48 horas, aunque pueden extenderse más días. Por esta razón es importante mantenerse hidratados y ante indicios de la enfermedad consultar al médico.

Comentarios