Las consultas cayeron más del 50% y la telemedicina todavía está lejos en la región

Las consultas médicas tuvieron un leve repunte en mayo, pero todavía están lejos de los niveles anteriores a la pandemia. La situación preocupa a los profesionales de la salud, no sólo por la abrupta caída en su actividad sino también porque advierten que todavía son muchos los rionegrinos y neuquinos que demoran el pedido de asistencia y cuando lo hacen, enfrentan consecuencias más severas de las patologías que padecen.

Un informe de la Federación Médica de Río Negro indica que en abril de este año la atención a los afiliados al Ipross se redujo al 49,5% del total registrado en el mismo mes del 2019.

Por su parte, en mayo pasado las consultas para personas con cobertura de la obra social del Estado provincial fueron un 51,48% del total acumulado en el quinto mes del año pasado.

Esos números evidencian que los pacientes volvieron a buscar atención personalizada, pero de una forma muy lenta por la vigencia del aislamiento social preventivo y obligatorio en las principales ciudades de la provincia.

Los registros a los que accedió LA COMUNA muestran que en marzo la cantidad de consultas fue casi idéntica al mismo mes del 2019, aunque allí se combinan un mayor ritmo de trabajo en los primeros 20 días y un derrumbe en las jornadas finales, cuando empezó la fase 1 más rígida de la cuarentena.

No son pocos los que estaban partiendo la medicación y tomaban la mitad, para extender el tratamiento, con el riesgo que eso implica».

Sonia Costantini, Médica Cardióloga roquense.

Los datos relacionados con el Ipross sirven como referencia porque -según explicaron en Federación Médica- se trata de la obra social que concentra entre el 50 y el 60 por ciento de la facturación de los profesionales rionegrinos.

Prácticas ambulatorias

15% del total realizadas en abril del año pasado se concretaron en el mismo mes del 2020 en Roca, según estimaciones del Colegio Médico.

El convenio entre la entidad y el instituto provincial tiene vigencia para todo el territorio, salvo Viedma y Bariloche, donde rigen acuerdos particulares con los colegios médicos locales.

En Neuquén el panorama es similar. La consulta presencial se derrumbó al 27% en abril, subió al 50% en mayo y junio terminará con el 65% de las atenciones realizadas en esos mismos meses del año pasado, según datos del Colegio Médico que agrupa a los profesionales de la zona Confluencia.

Lo que también surge de los contactos con los referentes del sector profesional es que dentro de las cifras del segundo trimestre del 2020 hay un importante porcentaje de consultas virtuales, que encierran otro desafío para el sistema de salud en la región.

Los médicos nunca dejaron de atender. Siempre se buscó una manera, aun cuando se reconocía la modalidad virtual».

Juan Manuel Fernández Agüero, secretario técnico de Federación Médica.

Ocurre que las obras sociales y empresas de medicina prepaga todavía no reconocen de manera plena esa modalidad como sistema de atención.

Algunos ofrecieron cifras irrisorias y otros se hacen los desentendidos. Es llamativo, porque en sus instituciones alientan la consulta virtual».

Carlos Sosa, titular del Colegio Médico de Roca.

La señal de alarma sobre esta situación surgió a principios de mayo, cuando desde el Colegio Médico de Bariloche advirtieron las trabas para trabajar a través de esta modalidad.

Los que llegan tarde a la consulta: se duplicaron las muertes por infarto

Luego de la abrupta caída de las consultas por enfermedades cardiovasculares ocurridas durante abril, se está observando una lenta recuperación de la cantidad de pacientes finalmente asistidos con síndromes coronarios agudos, aunque todavía -según reportes del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI)- está al 40% de la actividad habitual.

No obstante, como resultado del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), las estadísticas muestran una duplicación de la mortalidad por infarto, tal como se presagiaba ante la falta de consultas de personas que, con síntomas coronarios muy avanzados, no llegaban a la guardia o la hacían tarde por miedo al contagio por Covid-19.

Según cifras actualizadas de la iniciativa ‘Stent-Save a Life’, un relevamiento mundial del que participa la Argentina, se duplicó la mortalidad intrahospitalaria por infarto entre el 20 de marzo y el 31 de mayo con respecto al mismo período de 2019.

Los decesos en ese período del año pasado alcanzaron al 5,4% del total de las personas con infarto que ingresan en alguno de los centros hospitalarios que participan del relevamiento, mientras que la cifra durante la cuarentena alcanzó al 10,9% de los pacientes.

Este porcentaje, equivaldría estimativamente a 531 muertes que se podrían haber evitado en ese período, mientras que esta misma relación anualizada alcanzaría a los 4.734 fallecimientos.

El tema genera especial preocupación sobre todo en el tratamiento de la enfermedad cardiovascular, un grupo de afecciones como el infarto, el ACV y la insuficiencia cardíaca, entre otras, que en conjunto son las responsables de casi 100 mil muertes cada año en nuestro país.

Cifras preocupantes

4,22% fue la recepción del tipo de infarto más grave, asociado a cuadros de insuficiencia cardíaca del 20 de marzo al 31 de mayo del 2019 en los centros de atención de Argentina que participan del relevamiento Stent-Save a Life.

9,73% fue el registro para el mismo período, pero del 2020, durante la cuarentena, sobre ese tipo de infarto asociado a cuadros de insuficiencia cardíaca.

En la región

“Las consultas cardiológicas aumentaron, pero estamos lejos de lo habitual en época de invierno, ya que la patología cardiovascular es estacional. Otoño/invierno son los períodos de más consultas y el invierno es cuando se ven más infartos”, comentó a RÍO NEGRO la cardióloga roquense Sonia Costantini.

La especialista detalló que durante las últimas semanas muchas consultas terminaron en cateterismos, angioplastias y además hay pacientes en espera para implante de marcapasos.

En ese sentido, mencionó que el sistema de salud se enfrenta también en estos días a un debate sobre el uso de los quirófanos, porque en algunas instituciones plantean limitaciones y eso dificulta la atención de casos complejos.

Por otra parte, Costantini advirtió que observan con preocupación el abandono de la medicación en pacientes hipertensos o diabéticos, ante el temor a concurrir a la consulta.

Y otra tendencia que se reveló en las últimas semanas tiene que ver con la intención de algunas personas de evitar las salidas a las farmacias. “No son pocos los que estaban partiendo la medicación y tomaban la mitad, para extender el tratamiento, con el riesgo que eso implica”, indicó la médica.

El temor a salir, explicado en números

Otra conclusión del estudio Stent-Save a Life muestra que la atención de infartos agudos de miocardio entre el 1 y el 31 de mayo de este año en las zonas con circulación comunitaria del virus fue un 34% inferior a la registrada en el mismo período de 2019.

En tanto, en las zonas del interior del país que no tenían circulación del virus la reducción fue de solo un 8%, lo que muestra el comportamiento de la gente con relación a su temor al contagio de covid-19.