Comerciantes pujan por salir a flote en medio de la pandemia

Algunos roquenses decidieron regresar a la actividad, garantizando todas las medidas de seguridad, para salvar su comercio, aunque el dinero que hacen por día no alcanza. Pero la tecnología aceleró la venta de productos de manera paulatina.

Te puede interesar: Roca no retrocede a Fase 1

Para algunos obligada, para otros una decisión. Pero hay muchos que están dejando su local para transformar su comercio en un negocio digital.

A través del Municipio se realizaron capacitaciones en plataformas digitales desde la USEP, y desde la provincia con el Crear. Desde la CAIC se financiaron otras capacitaciones y al acabarse los recursos, se les trasladó la demanda a los organismos competentes.

Te puede interesar: Jardines maternales: 100 días cerrados y sin salida a la vista

“Una recomendación es que se contrate a un community manager porque es complejo para una sola persona manejar las redes”, comentó Martín Ancaten, presidente de CAIC.

Los vendedores se las ingenian para subsistir ante el escenario de aislamiento social, como Mariana Urraco, quien es dueña del pelotero El Castillo, que continúa en pie gracias a la solidaridad de la propietaria del inmueble que decidió no cobrarle estos meses transcurridos por la pandemia.

Te puede interesar: Espíritu voluntario, pequeñas acciones y grandes cambios

“Tras dos años, estamos con cero reservas, completamente desahuciados. Esta situación nos sorprendió bastante mal”, comentó Mariana, referente de los comerciantes del rubro de salones de eventos.

El pelotero es la única fuente laboral que tiene la familia, pero se reinventan dentro de su rubro. Actualmente promocionan por las redes su paquete de delivery a casa. Llevan el festejo del cumpleaños con mesa dulce, decoración y juegos acorde a la edad del cumpleañero. “También estamos haciendo sorrentinos, porque la situación es insostenible”, remarcó.

Tras reuniones con personal municipal, siguen sin certezas sobre cuándo podrán abrir su local comercial.

Te puede interesar: El Comité de Crisis resolvió que no se sumarán nuevas actividades económicas a las habilitadas en Roca

“Nos dicen que vamos a hacer el último rubro en abrir junto con los restaurantes, bares y boliches porque al ser un lugar con tanta aglomeración se complica”, manifestó.

Los salones de eventos integran uno de los rubros más golpeados y con menos ayuda.

La actividad cesó y se les complica cada vez más cumplir con sus obligaciones. “Ya fueron cuatro salones los que cerraron en la ciudad. Y atrás de nosotros hay mucha gente que se queda sin trabajo. Pasteleros, decoradores, los que alquilan sillas y mesas, DJ, toda esa gente también está sin poder trabajar y son sustentos para sus casas”, afirmó Mariana.

Las líneas de crédito no alcanzan para todos los titulares de los comercios y sin ayuda es insostenible mantener en pie a un emprendimiento.

Cien días después de comenzar la pandemia, de unos 200 locales de indumentaria y calzado, 30 comercios han cerrado sus puertas tras un relevamiento entre comerciantes”

Lorena Vorraso, propietaria de Rise Up

La propietaria de Rise Up, un comercio de nueve años dedicado a la indumentaria de niños y adolescentes, actualmente abre diariamente sin poder sacar su stock.

Las cadenas de pagos están cortadas, y las pocas fábricas de ropa producen a cuenta gotas. No se puede reinvertir. No se explica cuál va a ser la salida y hasta cuándo se puede sostener todo esto”, comentó.

Las ventas on line ayudan a través de la página web, redes sociales, y WhatsApp de empresas. “La pandemia hizo precipitar la necesidad de implementar todas esas estrategias”, remarcó la comerciante.