Cómo explicarles a los chicos el coronavirus

Vivimos en todo el mundo una situación inédita, para la cual no hay manuales. Tanto que el propio infectólogo Pedro Cahn sostiene que “estamos escribiendo la obra en el escenario”.

Escuelas, cines, teatros e instituciones cerrados, con todos los proyectos que ellos implican, postergados. Y, en este escenario, niños, niñas y adolescentes que nos miran y necesitan más lúcidos y disponibles que nunca.

¿Cómo los acompañamos y sostenemos? Sin pretender dar consejos puntuales, propongo pensar estrategias y ofrecer recursos. Busquemos oportunidades, desarrollemos nuestra creatividad y apelemos a la mayor flexibilidad que nos sea posible.

Si somos de los privilegiados que podemos trabajar desde casa y tenemos niños pequeños, es hora de pensar nuevas rutinas. Para ello, empecemos por hablar con nuestros hijos para explicar la nueva situación. ¿Cómo hacerlo?

• Partir de lo que los chicos ya saben: ¿qué escuchaste?, ¿qué te preocupa?
• Responder a sus preguntas sin dar información de más
• No anticipar emociones: en lugar de decirles ¿tenés miedo? preguntemos ¿qué sentís?
• Adaptar nuestro vocabulario a la edad de los niños .

• Contener la angustia de los chicos. Su mayor miedo es quedarse solos si sus padres se enferman

Estemos disponibles para contener a los chicos. Posiblemente se enojen, estén irritables, demandantes, inquietos, y es lógico que así sea. Si a los adultos nos cuesta aceptar los nuevos límites, imaginemos lo que sienten ellos. Tendremos que acompañar las rabietas y ofrecer alternativas.

Fuente: Libres de Bullying

Por su parte, Unicef emitió una serie de recomendaciones que ayudan a cumplir el aislamiento domiciliario en familias con niños y adolescentes.

Para el caso de niños pequeños, Unicef recomendó:
• Evitar que vean o escuchen noticias con un enfoque sensacionalista o morboso.

• Evitar que se expongan mucho tiempo a noticias sobre el problema, aunque el tratamiento sea adecuado: el tiempo que dedicamos a un tema también puede generar inquietud, aunque el tono no sea alarmista.

• Evitar involucrarlos en conversaciones de adultos sobre la situación: aunque no estemos hablando con ellos, saben de lo que hablamos y sacan sus conclusiones.

• Dedicar tiempo a conversar sobre sus dudas e inquietudes, en un lenguaje adaptado a su capacidad de comprensión, pero no engañoso.

• Enseñar hábitos saludables como el lavado de manos con agua y jabón.

• Enseñar medidas higiénicas que protegen a los demás, por ejemplo: el uso de pañuelos y servilletas, evitar compartir cubiertos y vasos.

En cuanto a los adolescentes, las recomendaciones de Unicef sugieren:

• Escuchar sus preocupaciones, responder a sus preguntas, sumar sus propuestas para mitigar riesgos.

• Evitar la exposición excesiva a las noticias en internet y en medios audiovisuales.

• Conversar sobre los efectos de la sobresaturación y las noticias falsas.

• Destacar que pueden tomar muchas medidas en la vida diaria para mitigar los riesgos para sí mismos y a los demás, como dejar de compartir el mate.

• Contener las diferentes reacciones emocionales que pueden expresar y explicarles que son reacciones normales ante una situación anormal.

• Animarlos a expresar y comunicar sus sentimientos.

• Evitar que pasen todo el día conectados a las pantallas: proponer nuevas rutinas para asegurar tiempo de estudio y actividad física.
• Enseñar hábitos saludables al compartir con amigos y amigas.

Fuentes: Libres de Bullyng, Unicef, Ministerio de Salud de Argentina, Télam.