La evolución y los cambios en la columna vertebral

Por Dr. Oscar J. Gómez

Los cambios de la anatomía corporal a partir del bipedismo, favorecieron al hombre en sus distintas posturas.

El bipedismo -andar sobre dos patas- es una característica de los homínidos. Aunque otros primates como los chimpancés también pueden desenvolverse caminando sobre dos patas, no les resulta cómodo y no pueden hacerlo durante excesivo tiempo, ya que no tienen su anatomía preparada para ello.

Los cambios anatómicos necesarios para bipedestar son básicamente los siguientes:

La columna vertebral pasa de ser completamente recta a tener forma de “S”en el perfil o visión sagital. De esta forma se logra mantener el peso sobre la pelvis.

La pelvis se estrecha y se rodea de un grupo muscular más específico (este estrechamiento, sin embargo, ha dado lugar a dificultades a la hora del parto en nuestra especie). El parto que actualmente las mujeres realizan acostadas boca arriba, en muchas culturas ancestrales se realizaban en cuclillas considerando que esa postura era natural, cómoda y práctica.

El fémur, el músculo abductor y el glúteo también sufrieron modificaciones. La planta del pie se arqueó para distribuir el peso de forma más uniforme.

Por último, y muy importante, el cráneo se inserta de forma diferente en la columna. Pasa de insertarse desde la parte trasera a hacerlo desde la parte inferior. Los chimpancés no hablan (salvo en “El planeta de los simios”) principalmente por esa diferencia con respecto a nosotros en la inserción de su cráneo.

Ellos tienen las areas cerebrales para el habla igual de desarrolladas que nosotros, pero esa diferencia morfológica no deja el espacio suficiente para una buena articulación de cuerdas vocales.

Todo ese proceso de cambio comenzó, inicialmente con los primates, que vivían básicamente en zona forestal, sobre los árboles, para ello su anatomía y su forma de desplazarse eran perfectas. En un punto determinado de la historia (época plio-pleistocena), debido a un cambio en el ecosistema, estos primates se vieron obligados a cambiar de hábitat.

En busca de nuevos recursos debieron pasar de la zona de árboles a la sabana africana, y esto requería de ciertos cambios. En un espacio abierto, sin árboles, el ir erguido presenta básicamente dos ventajas:

  1. Se puede ver con más claridad tanto a un depredador como una posible fuente de alimento, sacando la cabeza entre la vegetación.
  2. Al andar sobre dos patas se consume menos energía, y teniendo en cuenta que ya no posees un entorno que te proporcione azúcar (en forma de fruta en abundancia, como lo era el de las copas de los árboles) este ahorro es importante. Por ello la selección natural (mediante el cruel filtro de la depredación) fue preservando a los individuos que mejor caminaban sobre dos de sus patas, y esta habilidad y cualquier modificación genético-anatómica iba siendo transmitida y perfeccionada generación tras generación.

Veamos los puntos a favor del bipedismo:

  • Permite liberar dos de las extremidades, para poder ser usadas con otros fines: manipular, fabricar utensilios y cazar.
  • Al producirse el punto anterior el cerebro se estimula pensando formas y maneras de utilizar esas extremidades, y por lo tanto favoreciendo un comportamiento más inteligente.
  • Se reduce el esfuerzo energético, y por lo tanto las necesidades alimenticias.
  • Morfológicamente favorece el crecimiento y estimulación cerebral.
  • Permite la articulación de las cuerdas vocales, y por lo tanto mejora la comunicación entre la especie mediante el habla.
  • Por todo ello muchos antropólogos consideran este hecho -el bipedismo- como lo que realmente nos hizo dar el gran salto como especie y derivó en el resto de mejoras físicas e intelectuales que poseemos hoy en día.
  • Por último destacar que los datos sobre la evolución del bipedismo se sustentan en registros fósiles, estudios antropológicos y morfológicos, y estudios filogenéticos.
  • Cabe destacar que el bipedismo en mujeres evolucionó de forma diferente, ya que durante un tiempo ellas tuvieron que lidiar con la combinación entre la capacidad de huida y el embarazo.
  • Los cambios morfológicos también son algo diferentes, pues sobrellevar un embarazo erguido es una dificultad adicional.

Comentarios