Se vienen los 20 años de la Escuela Náutica

“Tirá la naríz (en referencia al bote) para este lado”. “Vos pega la vuelta ahí”. “Vos ponete el salvavidas y vamos al agua”… esas son algunas de las órdenes de Raúl Salazar, mientras mueve sus brazos y gira el cuello hacia los costados, parado sobre el borde del canal principal de riego. En el agua, un puñado de embarcaciones conducidas por niños que van entre los 8 a 16 años, hay mayores también.

Chicos y chicas en plena jornada de prácticas en la costa del canal principal de riego, en Roca.

Cerca de él, en un ida y vuelta constante y siempre al pie del cañón, Norma Guajardo, compañera de la vida y mano derecha en la Escuela Náutica Provincial Basilio Villarino que el próximo 30 de enero cumplirá 20 años de vida, aunque los festejos -aseguran- empezaron con la llegada del verano.

“Con la Escuela empezamos allá, abajo del sauce aquél”, señala Salazar; el agua y el sol unen a Raúl y Norma, o mejor dicho el canotaje los necesita juntos.

Jornada matutina en la Escuela Náutica Provincial Basilio Villarino.

“El mundillo de las escuelas empezó hace años. Fueron las primeras las de Conesa, Luis Beltrán y Roca. La nuestra tuvo sus cambios de espacios, tuvo su lucha. Hoy estamos muy contentos, con más de 30 alumnos en verano y con los fijos ya estamos en los 67 alumnos”, explican. Y coinciden, “Este año vamos a volver a trabajar con la modalidad taller, como hicimos con alumnos de la Escuela 364 “Barda Azul” (50 alumnos conocieron el Kayak y el uso del remo).

Inclusión, aprendizaje y recreación: los objetivos de la Escuela Náutica.

Comentarios