Regata del río Negro: los hermanos Caffa se quedaron con la segunda parte

Otro día de definiciones emocionantes. En la categoría K1 Damas, la roquense Cecilia Collueque obtuvo el primer lugar, tras un cierre de dientes apretados.

En otra apasionante jornada, concluyó este domingo la segunda etapa de la Regata al río Negro, que tuvo como ganadores a los entrerrianos Rodrigo y Mauricio Caffa, tras superar las dos horas de competencia.

El trayecto se inició en el Paseo de la Costa de Neuquén, pasadas las 13, y concluyó en el puente de Paso Córdoba, en Roca. Allí se impusieron los hermanos Caffa con el bote N°9, en representación de la Escuela Municipal de Canotaje de Concepción del Uruguay.

– Final de la carrera para la roquense Cecilia Collueque. Foto: Andrés Maripe

Ambos ganaron el sprint final contra el bote (N°10) de Marcos Figueroa y Julián Algañaraz, quienes compiten por el Club Náutico La Ribera, y obtuvieron el segundo puesto.

El tercer lugar lo mantuvieron Néstor Pinta y su hijo Damián, quienes compiten por la Escuela Municipal de Patagones. Cabe recordar que Pinta defiende el título en su categoría, pero en este caso con otro compañero de equipo, ya que anteriormente lo había conseguido junto a Martín Mozzicafreddo.

Finalmente, el cuarto puesto fue para el bote (N°6) de Mauro Gaona y José Caliani, en representación del Ceppron de Neuquén. Y el quinto lugar fue obtenido por Pascual Orellana y Fermín Buchara, de la Asociación Italiana neuquina.

Por su parte, el español Walter Bouzal fue nuevamente triunfador en su categoría K1, donde repitió los resultados obtenidos ayer en la primera parte de la competencia.

Mientras que en la categoría K1 de Damas la ganadora fue la roquense Cecilia Collueque, quien hizo honor al nombre propio con el que fue denominado el tramo.

Esta definición también resultó atrapante, ya que la competidora local venció por medio bote a la española Aurora Figueras Palomeras, quien se había quedado ayer con la primera parte por una diferencia similar a la de hoy.

La actividades de los palistas fue seguida activamente por el público de las dos ciudades, quienes los acompañaron desde la largada y hasta el cierre de la competencia, en una jornada que anticipaba máximas de hasta 36 grados y mucho calor.