Deportivo Roca disfruta de la reinvención del Ruso Prioreschi

Tiene 30 años y es hoy una pieza clave para Deportivo Roca, aunque Maxi Prioreschi tuvo que reinventarse para tener una segunda oportunidad en el fútbol. Quizás a su proceso madurativo como futbolista le faltaba una vuelta cuando el Ruso casi se convierte en un ex jugador.

“Estuve seis meses sin jugar, creí en aquel momento que no volvía más…”, revela Prioreschi, quien promediando la temporada 2014/15 fue desafectado del plantel por Diego Landeiro, DT del Depo por entonces. “Fue en un momento donde las cosas estaban un poco revueltas, pero no guardo rencores. No culpo a nadie por haber dejado de jugar. Trabajé de otra cosa en ese medio año. Cuando pasó el tiempo, me di cuenta de que mi lugar todavía estaba dentro de una cancha”.

Lo que vino después es historia conocida. Cipolletti lo contrató para la siguiente temporada, luego de fue a Belgrano de Santa Rosa, para regresar el torneo pasado a Deportivo Roca. Entre el Ruso que se fue y el que regresó, hubo cambios.

“Quizás aprendí algunas cosas algo tarde. La experiencia te va dando un poco de sabiduría, a manejar los momentos de otra manera… Por ahí decís ‘que lástima no haber hecho un click antes’. Ves cosas ahora que antes no supiste ver, como cuando estuve en Rosario Central. De todas maneras hay que aceptarlo, tocó esto y así son las cosas. Hoy soy parte de este equipo y es un gran orgullo serlo. Más vale tarde que nunca”.

El Ruso abre su corazón, acepta con autocrítica lo que pudo ser y no fue, aunque se sabe importante en este Depo. Se lo ha ganado y está orgulloso de ello. El último torneo hasta antes de la lesión en el hombro, había sido una de las grandes figuras del equipo.

“Estoy trabajando para volver a encontrarme con la pelota, volver a ser aquel de antes de la lesión”. Prioreschi habla de la operación a la que se tuvo que someter en el hombro el año pasado, en su mejor momento futbolístico en mucho tiempo. Se perdió toda la zona campeonato del último torneo y es por eso que día a día lucha para recuperar la dinámica y versatilidad que lo han hecho un jugador diferente.

“Todavía estoy impreciso, errando pases, no estoy fino con la pelota. Quizás sea todo parte de la ansiedad por volver a jugar. Fue doloroso estar afuera cuando el equipo más lo necesitaba. Ahora estamos trabajando para superar todo lo bueno que hicimos el torneo pasado”, asegura Prioreschi, el dueño de la pelota parada del Depo, que el miércoles ante Cipolletti le puso el balón en la cabeza al Polaco Ostapkiewicz para el único gol que tuvo el clásico.

“Practicamos mucho la pelota parada y sabíamos que por esa vía podíamos complicar en alguna. Tuvimos una antes con un cabezazo de Mannara, que se fue por poco. Lo importante es que se ganó y que el equipo va mejorando partido a partido. Sabemos que podemos dar más”, agregó el Ruso.

“¿Para qué esta el Depo esta temporada? Creo que estamos mejor, porque el año pasado no tuvimos un buen comienzo aunque sí un buen final de fase regular. Todavía nos está costando jugar, pero hay que ir partido a partido. Si trabajás bien, con sacrificio y con entrega, los resultados llegan solos”.

Comentarios